LA FALTA DE VACANTES Y LOS DERECHOS DEL NIÑO

Integrantes de organizaciones no gubernamentales dedicadas a la protección de la niñez y legisladores porteños, solicitaron hoy la urgente convocatoria de un plenario extraordinario del Consejo de los Derechos del Niño de la Ciudad “ante la crisis por la falta de vacantes” en las escuelas públicas.
La solicitud fue efectuada por Mabel Bianco de FEIM, Norberto Gabriel Kohen de la Casona de los Barriletes, Daniela Zulcovsky de la Asociación Igualdad de Derechos y Clori Yelicic del Centro de Estudios Carolina Muzzilli, junto a los miembros del Plenario del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, Claudia Fernández Chaparro y José Machaín.
Los dirigentes pidieron que la presidenta del Consejo, Yael Bendel, convoque a una reunión extraordinaria para el próximo martes 11 de febrero.
Indican que en el plenario “deberían hacerse presentes representantes del Ministerio de Educación” porteño y añadieron que es necesario evaluar “la envergadura de la crisis generada por la fallida inscripción online” y la incertidumbre provocada a miles de familias por la “no asignación” de vacantes”.
El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, reconoció ayer que 7000 chicos de entre 0 y 3 años no podrán acceder a la educación inicial pública por la falta de vacantes y que otros 4000, de los niveles inicial, primario y secundario, no tienen garantizado todavía hoy su lugar “por un error” en el sistema de inscripción online.

A sólo tres semanas del comienzo de clases y tras mantener una reunión con una veintena de legisladores de la oposición, Bullrich explicó que la intención es que, antes del 14 de febrero, esos 4000 chicos puedan ser relocalizados en las escuelas que aún tienen lugares disponibles.
El ministro se comprometió a publicar el listado de estos establecimientos a pedido de los diputados, para facilitar el trámite a los padres, aunque no precisó si estas escuelas están distribuidas de manera uniforme en la ciudad para garantizar la cercanía con los hogares de los alumnos damnificados.
En conferencia de prensa, el funcionario aclaró que el problema no se originó por un fallo del sistema de inscripción en sí, al que calificó como “exitoso”, sino del “sistema burocrático de validación de información”.
Ese error hizo que no tuvieran vacantes chicos que cumplían los requisitos para el ingreso prioritario a una escuela -porque vienen de un nivel anterior, sus hermanos cursan allí o sus padres son parte del personal- o que se les retirara a otros que no los cumplían y habían sido aceptados en un primer momento.
Bullrich aseguró que todos los chicos de salas de 4, jardín de 5, primaria y secundaria “tienen lugar en la ciudad” y pidió a los padres “que ingresen al sistema” para completar la inscripción.
“Más allá de este error” fueron “más de 100.000 los inscriptos, lo que quiere decir que, estadísticamente, el sistema funcionó. Los tres objetivos que nos habíamos planteado, que eran facilitar el acceso, hacer un mapa muy preciso de dónde necesitamos construir escuelas y transparentar la información que antes no era precisa, se lograron”, afirmó.
También aclaró que la falta de vacantes para chicos menores de 3 años obedece a la falta de establecimientos para ese nivel y no a errores en el sistema de inscripción online, que sólo transparenta esta situación.