JUICIO POLÍTICO

El defensor general del  Ministerio Público de la ciudad de Buenos Aires, Mario Kestelboim, solicitó juicio político contra la jueza María Fernanda Botana  que ordenó el desalojo de 33 familias inquilinas de un hotel del barrio porteño de Constitución, por “mal desempeño de sus funciones” al tomar una medida de carácter “ilegal”, aseguró hoy el funcionario.

Asimismo, destacó que la Defensoría porteña presentó un recurso de apelación contra la sentencia de Botana, a cargo del Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nro 5, por dejar en situación de calle a las familias del hotel que fue allanado y desalojado por la policía metropolitana el lunes pasado.

La medida de la jueza fue “insólita”, dijo el defensor general y añadió que “es ilegal, no se le dio a la gente la garantía constitucional de defenderse”.

Kestelboim precisó que “como defensor general del Ministerio Público de la Ciudad denuncié a la jueza pidiendo que se sustancie un juicio político por mal desempeño de sus funciones”.

“La jueza respondió a los abogados de parte y no al pedido de la fiscalía”, sostuvo.

Aclaró que “el pedido lo presenté el martes y ayer lo ratifiqué ante el Consejo de la Magistratura, tras lo cual este Consejo derivó la denuncia a una comisión de disciplina y ellos decidirán si va a juicio o no”.

En tanto, mientras los inquilinos desalojados, entre los que hay 35 niños, permanecen en la calle sin sus pertenencias reclamando una solución inmediata, desde la órbita de la defensoría se pide “que se revoque la medida y que vuelva la gente al hotel”.