LAS IMPREDECIBLES ELECCIONES COMUNALES

Los dirigentes del PRO iniciaron una serie de conversaciones con los representantes de distintas fuerzas de la oposición para modificar la ley que establece que el 5 de junio los porteños concurran a las urnas a elegir Jefes Comunales, pues argumentan que “no tiene sentido arriesgarnos en junio, en una elección tan impredecible como puede ser las de Comunas”.

La opción sería llevar esta fecha a julio o agosto y atarla a la elección de Jefe de Gobierno y legisladores porteños, en caso de que finalmente se celebren comicios desdoblados. Otra posibilidad es mover todas las fechas a octubre en caso que Mauricio Macri  decida postularse como candidato a presidente. Para lograr cualquiera de estas alternativas, el acuerdo debe sellarse antes del lunes 7 de marzo, es decir, con 90 días de antelación a la fecha electoral fijada por ley.

Desde Proyecto Sur ya expresaron su rotunda negativa. “La fecha determinada desde 2009 es el 5 de junio, y si el Jefe de Gobierno quiere unificar, que disponga que ese mismo día se hagan las elecciones municipales”, afirmó Rafael Gentili (presidente de la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana).

Respecto de la posibilidad de que todos los comicios se realicen en octubre, junto a los presidenciales, Gentili contestó “esa es la peor opción de todas y no tiene asidero. La elección en la Ciudad debe ser independiente del escenario nacional. Sólo se justifica esta acción a través de la mirada de especulación y conveniencia que puede hacer el PRO sobre la coyuntura”.

Por el bloque Peronista, respondió su titular, el legislador Diego Kravetz. En virtud de un posible corrimiento de fecha, señaló que considera que la elección de Comunas debe hacerse el 5 de junio y que no hay motivos para alterar este cronograma.

“No estoy del todo en desacuerdo en que se unifiquen las fechas”, respondió en cambio el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Fernando Sánchez, dejando la puerta abierta a un posible diálogo.