HOSPITALES SIN PROTOCOLOS

Los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires no cuentan con un protocolo que sistematice los pasos a seguir ante el ingreso de personas con padecimientos mentales o menores de edad sin identificar, como fue el caso de Luciano Arruga, según un informe de la Asesoría Tutelar ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteña que envío un oficio al Ministerio de Salud local para que regularice la situación.
“Lo que encontramos es que no hay protocolo estandarizado, no hay una política pública desde el Ministerio de Salud porteño “, afirmó  el responsable de la Asesoría, Gustavo Moreno, y añadió: “esto es grave porque está en juego el tema de la identidad de una persona y su identificación; este país que ha sufrido muchas desapariciones no puede darse el lujo de tener personas sin identificar”.
El relevamiento, que se centró en los menores de edad y personas con padecimiento mental por ser el ámbito de competencia de la Asesoría, tiene su origen en una causa macro que lleva adelante el juez Andrés Gallardo vinculada a la gran cantidad de cadáveres que existen en las morgues de los hospitales porteños que no están identificados.
“Cuando salió a la luz el caso de Luciano Arruga advertimos que el joven había ingresado vivo al hospital y murió allí, entonces nos preguntamos, más allá de los cadáveres, ¿qué pasa cuando entra un menor de edad o una persona con padecimientos mentales?”, describió Moreno.
El Asesor enfatizó en el caso paradigmático de Arruga, un adolescente desaparecido el 31 de enero de 2009 cuando tenía 16 años, quien habría sido impactado por un auto cuando estaba cruzando de Provincia hacia Capital a las 3.21 de la mañana.
Luciano fue trasladado por una ambulancia de SAME al Hospital Santojanni, donde murió a las 8 de la mañana del 1 de febrero.
“La familia lo buscó durante seis años, hasta que se identificó su cuerpo en el cementerio de la Chacarita que estaba enterrado como NN a partir de un proceso de habeas corpus, ¿cuánto de esto se habría evitado de haber un protocolo de actuación ante estos casos?”, sostuvo Moreno.
Con esta inquietud, la Asesoría envío oficios a 26 hospitales de la Ciudad de Buenos Aires entre el 18 y el 22 de diciembre de 2014, de los cuales sólo uno respondió tener un protocolo interno de actuación, tres no respondieron el oficio y otros seis contestaron pero sin explicar qué hacían con los niños.
Quince centros de salud respondieron que cuando ingresa un menor de edad dan intervención al Consejo de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que ocho dan aviso a la Guardia Jurídica Permanente de ese organismo.
También en relación a las niñas, niños y adolescentes, sólo dos hospitales informan al Registro de Personas Desaparecidas de la Provincia de Buenos Aires, al Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas y al Registro Nacional de las Personas, y uno al Registro Civil Central y a la Asociación Civil Missing Children.
En referencia a las personas con padecimiento mental, sólo 16 centros brindaron información de los cuales el cien por ciento solicitan la colaboración de la policía, pero sólo el 25 por ciento (4 casos) dan intervención al Registro de Búsqueda de Personas Adultas con Padecimientos Mentales y el 13 por ciento lo hacen al Registro de Personas Desaparecidas de la Provincia de Buenos Aires.
El informe del relevamiento, titulado “Irregularidades en la identificación de personas NN en hospitales públicos”, señala que “tampoco surge con claridad cuáles son los profesionales, sectores o áreas del hospital responsables de llevar a cabo el procedimiento de identificación de las personas NN que ingresan”.
A partir de estas conclusiones, la Asesoría envió un oficio al Ministerio de Salud porteño informando la situación y exigiendo la elaboración de algún protocolo que garantice los derechos de identidad e identificación expresados en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (artículo 24), de la Convención Americana de Derechos Humanos (artículo18) y de la Convención de los Derechos del Niños (artículos 7 y 8) entre otras normativas.
Según los plazos procesales, la cartera sanitaria porteña debería estar respondiendo el oficio a más tardar en esta semana.
“No estamos pidiendo que elabore el protocolo, sino que nos informe qué es lo que hará al respecto. Esperamos que se actué con celeridad, comprendiendo la gravedad que esta situación representa”, concluyó Moreno.