HISTORIAS DE GÉNERO

por Marta Gordillo

“Se puede salir y vivir sin violencia”, dice una de las víctimas de violencia doméstica, protagonista del documental “Historias de Género” que se transmitirá durante cuatro martes a partir de hoy a las 22,30 por canal Encuentro, en el marco del mes de lucha contra la violencia hacia las mujeres.
El ciclo, narrado por la actriz Agustina Cherri y realizado en coproducción con la cartera de Desarrollo Social de la Nación y el apoyo y asesoramiento del Consejo Nacional de las Mujeres, toma el relato descarnado, doloroso y solitario de mujeres que sufrieron algún tipo de violencia, doméstica, laboral o institucional, que son los tres ámbitos que desarrolla la serie documental.
A lo largo de cada capítulo las protagonistas van contando sus vidas, cómo vivieron un proceso de violencia que las fue intimidando, denigrando, aislando, anulando, destruyendo psicológica y físicamente.
En ese marco, la serie busca dar visibilidad a la ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, a la vez que especialistas de género analizan qué le pasa a la mujer en esas situaciones, cómo queda presa del abuso de poder, del control del otro, de una situación que pareciera que no tiene salida.
La realidad es que muchas mujeres piden ayuda, en algunos casos la denuncia queda perdida o las señales que dan nadie las advierte, en tanto otras quedan atrapadas en la violencia, en el sufrimiento, en el sometimiento; por eso en el documental se insiste en apelar a la línea nacional 144 de asesoramiento, información y contención, que funciona en forma gratuita las 24 horas los 365 días del año.
En el caso de agresiones en el hogar, la Oficina de Violencia Doméstica recibe un promedio de 36 denuncias por día; en el lapso de los últimos cinco años hubo más de 66.000 denuncias.
A su vez, el femicidio, que es “la expresión más brutal que tiene la violencia de género”, como define en la serie la abogada especialista en esta problemática Susana Sanz, se cobra la vida de una mujer en manos de un hombre cada 33 horas, y a lo largo de estos últimos cinco años hubo 1.531 muertes.
En la serie documental los testimonios son directos, y en el caso de la violencia doméstica, tres mujeres relatan cómo armaron una familia, la ilusión que tenían, y cómo de pronto se les fue transformando la realidad y vivieron en el infierno.
Son Graciela, Roxana y María Fernanda, tres mujeres como tantas otras que cuentan su historia, y la cuentan con algunas referencias a su niñez, en tanto una de las especialistas que habla en este capítulo, Cristina Oroño, afirma que “una de las cuestiones que explican la violencia, un fenómeno que es multicausal, tiene que ver con el traspaso generacional”.
“Lo que se ha observado –sostiene- es que la mayoría de las víctimas y victimarios provienen de familias en donde los conflictos se resolvieron a través de la violencia; porque si un niño o niña ve que la manera que tienen su mamá y su papá de resolver una diferencia es el golpe, les va a parecer que es la forma en que se resuelven los conflictos”.
En otro pasaje del relato testimonial, la especialista afirma que “las señales -de la violencia que va a ejercer el hombre- comienzan por el control que se quiere tener sobre la vida de la mujer”.
En violencia laboral, el 60 por ciento de las afectadas son mujeres y dentro de ese porcentaje el 95 por ciento es acoso sexual, pero esta violencia ejercida desde el abuso de poder se realiza con la palabra, con hechos y conductas.
La violencia hacia la mujer adquiere muchas formas: insultar, degradar, humillar, someter, hacerla sentir inferior; por eso, como dicen en la serie, “no hace falta que te den un golpe para que te lastimen, te dejen marcas, cicatrices, secuelas”.
El ciclo se cierra el martes 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, con el capítulo “De resistencias y lucha”. Y en 2015 está previsto continuar el ciclo con temáticas como trata de personas, la violencia en el ámbito mediático y en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos.
Por su parte, Mariana Gras Buscetto, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres, destacó a Télam la importancia de la vigencia de la ley 26.485 y de “un Estado presente que tiene que estar en los lugares que uno invisibiliza o cree que son parte de la cotidianeidad”.
La violencia de género está generada por hombres en el 97 por ciento de los casos, afirmó la funcionaria, quien tras indicar los niveles de violencia y femicidio, enfatizó que “ante esta situación el Estado tiene que dar respuesta”.