GRINBERG.EL ROCK A DEJADO DE SER CONTRACULTURAL

El escritor, periodista, traductor, crítico musical y cinematográfico Miguel Grinberg, uno de los mayores difusores de la cultura rock en la Argentina, aseguró hoy que el “rock ha dejado de ser contracultural” porque “la música, en la medida que se convierte en una etiqueta, deja de representar porque no expresa su dinámica y evolución natural”.
Grinberg condensó ese pensamiento en una entrevista exclusiva con el espacio de música de Télam Radio a propósito de la quinta edición de su libro “Cómo vino la mano”, que relata los orígenes del rock, su evolución e incorpora -en esta nueva versión- una sección de fotografías inéditas y manifiestos de diversos músicos como el de Luis Alberto Spinetta.
El libro, editado ahora por Gourmet Musical, fue publicado originalmente en 1977 por Editorial Convergencia con el título “La música progresiva argentina (cómo vino la mano)”, donde se incluía una antología de letras de canciones que fue suprimida por el autor en la segunda edición, realizada en 1985.
Esta nueva edición suma dos entrevistas de 2008: una al cantautor Miguel Cantilo, líder del dúo Pedro y Pablo, y otra a Rodolfo García, baterista de las bandas Almendra y Aquelarre. E incluye tres apéndices documentales.
Uno con fotografías de varios pioneros del rock argentino, otro con artículos periodísticos del propio Grinberg y finalmente una sección con tres manifiestos: “Rock: Música dura, la suicidada por la sociedad”, escrito por Spinetta en 1973; “Carta a los músicos de 1980”, escrito por Claudio Gabis, guitarrista de Manal, en 1980; y “Asesinato del rock”, escrito por el joven compositor Pablo Dacal en 2006.
“Allí Pablo Dacal ya planteaba que el rock como música ya no nos representa totalmente: porque la música evoluciona, se traslada de un país al otro y las cosas que son convertidas en etiquetas no pueden seguir esa evolución”, explicó Grinberg.
El escritor y periodista, que se definió como “un divulgador”, relacionó esa posición con el debate que propuso -sin suerte- el guitarrista tucumano Juan Falú en relación con la idea del Instituto Nacional de Música, dirigido por Diego Boris, de establecer en Día Nacional del Músico en la fecha de nacimiento de Spinetta.
Falú aprovechó la propuesta institucional para reflexionar sobre el lugar de la música popular en nuestra cultura. En ese contexto, señaló que “es un error insistir en una suerte de refundación de la cultura nacional, acotándola a los últimos 40 años de vida nacional, esto es, al surgimiento del rock nacional”.
“La representación musical argentina más sedimentada y claramente vigente es del folclore y el tango. Claro que también es del rock, pero desde el rock se continúa buscando señales argentinas cuando sus músicos beben de las fuentes de los otros lenguajes, lo que simplemente confirma la contundente argentinidad de los mismos”, apuntó el guitarrista.
En ese estado, Grinberg consideró que “la música es una sola” y que se trata de una polémica que en verdad “no existe” y -acaso coincidiendo en un punto con el guitarrista- sostuvo que hay que tener cuidado en “no tomar como cultura la parte más mercenaria que es el rock nacional”.
“La carta me pareció una sobre-reacción y nada impide que se hagan celebraciones en relación al folclore”, completó.
Grinberg escribió más de 50 libros y dirigió revistas emblemáticas como Eco Contemporáneo, Contracultura, Cine y Medios, Mutantia, entre otras. Entre los títulos de su autoría se destacan La generación de la paz, Beat Days, Ecofalacias, La Generación V, Evocando a Gombrowicz, entre muchos otros.
“Algunos creen que el rock es ‘para siempre’, una ronda interminable de tipo legendario. Otros consideran que el rock ‘ya fue’, quemó todos sus cartuchos y se diluye en el tiempo. Pero lo que más importa no pasa por los vaticinios”, reza en uno de los prólogos de “Cómo vino la mano”.
“Pues más allá de los estilos derivados de este género musical original (o híbrido, como se prefiera) y de las teorías que puedan fabricarse al respecto, en el alma de varias generaciones vibra un concierto supremo, inalterable: el rock que nos hizo y nos hace bien”, sentenció.

Fuente: Télam