FALTAN OBRAS PARA PREVENIR INUNDACIONES

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires requirió informes al Ejecutivo porteño, sobre las obras estructurales y no estructurales realizadas en los barrios afectados por inundaciones, luego de que los vecinos denunciaran ante ese organismo que “no se hizo nada” para evitar futuros anegamientos.
Vecinos de los barrios de Saavedra y Mitre, afectados por las inundaciones del 2 de abril del año pasado, denunciaron en la Defensoría que el gobierno porteño “no realizó las obras estructurales y no estructurales necesarias para evitar que los barrios vuelvan a inundarse”.
En este sentido explicaron que “faltan un protocolo de evacuación para los lugares de riesgo, la difusión de los mapas de riesgo hídrico, la gestión de residuos sólidos para evitar que se tapen los sumideros y el dragado de los arroyos Vega y Medrano”.
“Tampoco existe un programa de alertas tempranas, ni un plan de nuevos usos para lugares sensibles como pueden ser los geriátricos situados en las zonas de riesgo hídrico en caso de que ocurran nuevas precipitaciones”, detallaron los vecinos.
Otro punto en el que pusieron especial énfasis fue en “la paralización de las obras de los reservorios que se iban a construir en el Parque Sarmiento”.
“Nadie sabe porque se pararon y ahora existen terraplenes de tierra que, en caso de una nueva inundación, puede servir de diques que agraven aún más la situación”, detallaron y añadieron que “lo mismo ocurre con las obras del Metrobus que se están construyendo en la avenida Cabildo”.
En las inundaciones del 2 de abril del 2013, ocho personas murieron en la ciudad de Buenos Aires y colapsaron varios barrios al invadir el agua calles, viviendas y comercios y sepultar vehículos al caer más de 150 milímetros en un breve lapso de tiempo.
Los barrios más afectados fueron Saavedra, Mitre, Nuñez, Palermo y Cildañez, entre otros, al tiempo que los vecinos denunciaron que sólo recibieron subsidios por las pérdidas e insistieron en la no realización de las obras.
En su extensa recomendación y pedido de informes, la Defensoría del Pueblo puntualizó que en el presupuesto del Ejecutivo porteño del 2014 “se reconoce la deficiencia en la red de drenaje de la ciudad” pero se incluye únicamente como medida no estructural “una red de monitoreo hidrológico y un sistema de alerta temprana”.
La Defensoría destacó demás que la situación “es compleja” porque “a raíz de los efectos del cambio climático, se prevé un aumento de las precipitaciones anuales y los eventos extremos de precipitación”.
Indicó que el plan urbano ambiental aprobado contempla “mapas e riesgo hídrico, pronósticos de alertas tempranas, plan de manejo de contingencias hídricas y gestión de residuos sólidos”, entre otros puntos.
El reclamo de los vecinos “no debiera entenderse como un reclamo por tareas y obras inconclusas sino como un reclamo por haberse visto vulnerados parte de sus derechos y garantías”, detalla el documento de la Defensoría. Voceros del organismo aseguraron que volverán a reunirse con los vecinos “en los próximos días” para “intentar dar respuesta a sus demandas”.