DERECHOS VULNERADOS

El Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad realizó la presentación de dos denuncias contra el Gobierno Porteño, ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad contra el Gobierno local, por la violación a los artículos 14 y 19 de la Constitución Nacional.

El organismo acusó al Ejecutivo porteño porque bajo la intención de “mostrar una Ciudad sin indigentes, vendedores ambulantes, cuida coches y limpiavidrios mediante una política represiva, no se les permite a los indigentes ni a las personas que viven en la calle acercarse a las pantallas levantadas en plaza San Martín y Parque Centenario y se los mantiene alejados de las demás ciudadanos”.

Según el Observatorio, durante la proyección de los partidos que se llevó a cabo Plaza San Martín, las personas “fueron requisadas por el personal de seguridad de una empresa privada que los palpó de armas y les revisó mochilas y carteras”. Además que “no se permitió el ingreso a personas indigentes por la instalación de un laberinto de vallas de contención, instalado en la parte alta, donde un cordón de la empresa privada de seguridad obligaba a la gente a armar una fila, separada por género, para después requisarla”.

En el escrito se denuncia la violación del artículo 14 de la Constitución Nacional, se garantiza el derecho a “entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino” a todos los habitantes de la Nación, tanto a los nacionales como a los extranjeros que residan en el territorio de la República con intención de permanecer en el país, que lo habiten aunque no tengan constituido un domicilio con todos sus efectos legales.

Con respecto al artículo 19 protege al ámbito de privacidad de las personas y se extiende a su intimidad. Solamente cede ante determinadas circunstancias y sólo  limitarlo la autoridad competente, es decir, un órgano facultado conforme a la Constitución.  Al respecto, el Observatorio de Derechos Humanos argumenta que “el personal de una empresa de seguridad privada carece de las facultades para limitar tanto la circulación como el ámbito de privacidad de las personas en una plaza, en el contexto de un evento público”.