LA CASA SUIZA

La asociación afroargentina Misibamba sumó hoy su rechazo a la proyectada demolición del histórico edificio de la Casa Suiza, en esta capital, y convocó a un acto el viernes frente al inmueble para expresar su protesta.

“Los tambores de nuestro ancestral candombe porteño tronarán por la defensa de la Casa Suiza, patrimonio material e inmaterial de la Ciudad de Buenos Aires y de los afroargentinos del tronco colonial”, declaró la entidad en un comunicado.

La rítmica manifestación será a las 17 en Rodríguez Peña 254, ante el inmueble amenazado por un proyecto para construir oficinas y cocheras.

Misibamba se suma así a la oposición ya expresada entre otros por la ONG “Basta de demoler”, particularmente sensibilizada porque durante medio siglo, la Casa Suiza fue sede de los bailes de carnaval de los afrodescendientes.

El valor histórico de la Casa Suiza, propiedad de la Sociedad Filantrópica Suiza, está fundado en su centenaria historia. En su teatro se presentaron, entre muchos otros, el dúo Gardel-Razzano, Sandro, Hermética y Patricio Rey.

Pero Misibamba rescata especialmente que entre los años `20 y fines de los `70, la casa fue ininterrumpidamente alquilada por el Shimmy Club, una asociación de afroargentinos, para sus bailes de Carnaval, que duraban ocho noches.

“Sobre el cierre de cada noche de Carnaval -recuerda la entidad- todos salían en comparsa candombera por Rodríguez Peña hasta la Avenida Corrientes y, por ésta, hasta el Bar Ramos en la esquina de la calle Montevideo, cantando canciones como ésta: Miralá qué linda viene, miralá qué linda va, la comparsa de los negros que se va y no vuelve más”.