EL INCORDIO

El jefe de Gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reconoció que el cierre de la línea A de subtes “genera un incordio a la gente” y justificó la falta de respuestas de su administración para suplir la paralización de ese transporte.

“Estamos en vacaciones y hay menos servicios (alternativos) a disposición para aumentar la frecuencia”, se excusó el funcionario porteño, durante un acto que se realizó  el miércoles  en el barrio de Núñez para anunciar que la red de ciclovías porteña llegó a los 100 kilómetros de extensión.

Dijo que “siempre que se hace una obra se genera un incordio. Nos pasa hoy en la 9 de Julio, nos pasó con el metrobus en la Juan B. Justo, en la obra del Maldonado, en el bacheo que está haciendo el ministerio de Espacio Público”, reconoció.

Sobre la falta de alternativas de transporte para los pasajeros de la línea A, que el gobierno de la Ciudad decidió cerrar durante dos meses para el reemplazo de formaciones, el funcionario del PRO sostuvo que “no se puede aumentar la frecuencia de otros medios de transporte porque estamos en período de vacaciones y así como hay menos gente viajando, hay menos servicios a disposición”.

“Sabemos que el cierre de la línea ‘A‘genera un incordio. Pedimos disculpas y paciencia”, concluyó.

En tanto, el jefe de gobierno Mauricio Macri, quien también estuvo presente en el acto pero no respondió preguntas de la prensa, al retirarse sólo dijo que el incumplimiento de la promesa de construir 10 kilómetros por año de subtes, “no se dio porque no hubo apoyo financiero del gobierno nacional”.