EL FOTOGRAFO MÁS IMPORTANTE DE LA CIUDAD

José Christiano de Freitas Henriques Junior, más conocido por su nombre artístico de Christiano Junior, fue uno de los fotógrafos más importantes del siglo XIX en nuestro país. Nació en 1832 en la isla de Flores, una de las siete que forman el archipiélago de las Azores, perteneciente al por entonces reino de Portugal. En 1855 emigró al Brasil con su familia. Se desconoce cuándo y con quien aprendió el oficio fotográfico, pero en 1862 ya estaba instalado con estudio propio en la ciudad de Maceió, capital del estado de Alagoas, al norte del país. Dos años después se encontraba muy activo en Río de Janeiro, donde trabajó hasta su traslado a Buenos Aires”.

El primer estudio que tuvo en esta ciudad, inaugurado en diciembre de 1867, estaba en Florida 159. Tiempo después se mudó a un local más amplio en Florida 160, que en 1875, cuando cambió la numeración de las calles porteñas, pasó a ser Florida 208. Allí permaneció hasta 1878, cuando vendió el negocio a la sociedad de Alejandro Witcomb y Guillermo Mackern, predecesores de la famosa casa Witcomb. A principios de los años setenta abrió una sucursal en Artes 118 (hoy Carlos Pellegrini), la Fotografía de la Infancia, que más tarde trasladó a Victoria 260 (hoy Hipólito Irigoyen), a cuyo frente puso a su hijo José V. Freitas Henriques.

Rápidamente Christiano Junior fue reconocido por la sociedad porteña como uno de los más importantes fotógrafos de la ciudad. Entre sus clientes se contaron hombres públicos notables, como Domingo Faustino Sarmiento -a quien retrató con la banda presidencial-, Adolfo Alsina, Lucio V. Mansilla o Luis Sáenz Peña. Según los álbumes de trabajo de su estudio, que se encuentran en el Archivo General de la Nación, entre abril de 1873 y septiembre de 1875 Christiano realizó más de cuatro mil fotografías, promediando la atención de unos cinco clientes diarios. En 1871 participó en la Exposición Nacional de Córdoba, donde fue premiado con medalla de oro, lo que aumentó el prestigio de la casa. Asimismo fue fotógrafo oficial y socio de la Sociedad Rural Argentina desde 1875, cuando ésta organizó la primera exposición agraria, hasta que vendió su estudio.

Más allá de su éxito como retratista, fue muy importnte el  proyecto que llamó Album de vistas y costumbres de la República Argentina desde el Atlántico a los Andes lo que daría a Christiano Junior un sitial de primer orden en la historia de nuestra fotografía. La obra sería integrada por un conjunto de álbumes dedicados a diversas provincias del centro y norte del país, cuyas fotografías llevarían comentarios escritos por intelectuales notorios de cada lugar. En 1876 y 1877 Christiano publicó los dos primeros, ambos dedicados a la provincia de Buenos Aires y con doce fotos cada uno. Los textos fueron escritos por Mariano Pelliza y Angel J. Carranza y estaban impresos en cuatro idiomas: castellano, francés, inglés y alemán en el álbum de 1876, mientras que en el otro el alemán fue sustituido por el italiano. Una investigación que realizamos en la colección de negativos de la casa Witcomb que se encuentra en el Archivo General de la Nación, descubrió que hay allí alrededor de ciento setenta placas de vistas y tipos populares porteños tomadas por el portugués con certeza prácticamente absoluta (cuando Christiano entregó su negocio a Witcomb y Mackern en 1878 lo hizo con sus clichés, registros de clientes y álbumes de trabajo, de allí la presencia de sus negativos en la colección Witcomb del AGN).