EL ENCUENTRO MÁS ESPERADO

La presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró que encontró “un ser maravilloso, sencillo, íntegro” en su nieto recuperado Guido Montoya Carlotto.
“El encuentro fue maravilloso, doy gracias a Dios, a la gente, a ustedes (en alusión de la prensa) por haber encontrado fuerzas, porque uno no sabe dónde estaba, qué le pasaba y me he encontrado con un ser humano maravilloso, puro, sencillo, íntegro, positivo 100 por ciento”, reveló Estela de Carlotto, en declaraciones a la prensa, al retirarse de su casa en la localidad platense de Tolosa.
Detalló que el encuentro con su nieto Guido, que se concretó ayer en la ciudad de La Plata, “fue en familia, fue una charla muy linda” en la que hablaron “de música y de qué le gusta leer”.
“Fue un encuentro de personas que se encuentran para conocerse”, apuntó.
Relató que ella esperó que su nieto ingresara a la casa donde se produjo la reunión y, cuando entró, lo abrazó y lo llamó Guido.
“Yo no lo quería ni tocar (para no abrumarlo) pero el abrazo que le di fue un abrazo contenido de tantos años”, contó aún emocionada.
Con una sonrisa amplia, Estela recordó que al despedirse, Guido “me dijo chau, abu”.
Destacó que todos los integrantes de su familia “están enloquecidos” con este encuentro y remarcó que los padres adoptivos de Guido “lo criaron muy bien”.

Por otra parte, la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo pidió hoy que “de momento” el nieto de Estela de Carlotto, Guido Montoya Carlotto, “no sea citado a prestar declaración testimonial” para “no entorpecer la revinculación con su familia” por la juez federal María Servini, quien lo convocó para la semana próxima.
La magistrada citó a Montoya Carlotto a declarar como testigo la semana próxima en la causa por su apropiación abierta en el juzgado, por lo cual ahora deberá decidir si acepta el pedido de la Asociación y pospone esa convocatoria, explicaron fuentes judiciales.
En un escrito entregado en el juzgado y “por expresa indicación” de la titular de Abuelas, el abogado de la Asociación Alan Iud, pidió además que “se adopten y extremen las debidas medidas de resguardo de la privacidad que la sensibilidad del tema amerita”, en relación con la difusión de los datos de Ignacio Hurben por parte de la magistrada, horas después de informar a Carlotto.
La presentación se hizo en el marco de la causa penal a cargo de Servini y acompañó información que aportó Abuelas sobre el caso y en base a la cual se pidió “se dé impulso a la investigación” con el uso además de “otros elementos ya obrantes en la causa”.
“Por expresa indicación de mi mandante, Sra. Estela Barnes de Carlotto, ante la difusión pública del nombre con el cual se encuentra inscripto a la fecha su nieto, Guido Montoya Carlotto, vengo a formular las siguientes manifestaciones y peticiones”, aclaró el abogado Iud.
“Habiendo tomado conocimiento mi mandante que SS brindó dicha información públicamente por Radio Del Plata el martes 5 de agosto a las 16.16 -es decir tan sólo 2 horas después de que ella misma fuera anoticiada”, el letrado solicitó que “se adopten y extremen las debidas m edidas de resguardo de la privacidad que la sensibilidad del tema amerita”.
En el escrito se aludió así a una entrevista concedida por Servini al periodista Marcelo Zlotogwiazda y se adjuntó copia del audio, en la cual se dijo “incluso” que el joven “reside en Olavarría”.
“Esta solicitud encuentra expresa previsión legal, entre muchas otras normas, en el artículo 79, puntos a y c del Código Penal Procesal de la Nación, que obligan a la autoridades competnetes a brindar `un trato respetuoso y digno` a las víctimas y a proteger `su integridad física y moral, inclusive la de su familia”.
“Asimismo, y toda vez que dicha difusión indudablemente comprometió el curso normal de los acontecimientos, solicito -también por expreso pedido de mi mandante- que de momento Guido Montoya Carlotto no sea citado a prestar declaración testimonial, a fin de no entorpecer la revinculación con su familia”, señaló Iud en el escrito.
Por la mañana, Iud, consideró que la causa judicial por la apropiación del nieto de Carlotto “cobra un giro drástico” con los resultados genéticos que establecieron que se trata del hijo de Laura Carlotto y Walmir Oscar Montoya.
Según Iud, la causa iniciada en 1982 en el juzgado de María Servini de Cubría estaba “con bastante fatiga y con pesquisas que no dieron sus frutos”, pero a partir de la aparición de Guido Montoya Carlotto la investigación “deberá reconstruir cómo fue sacado de los brazos de su mamá”.
“Habrá que determinar cómo salió de los brazos de Laura, quién la entregó y reconstruir la cadena de intermediarios que participaron”, dijo el abogado en declaraciones a radio del Plata.
Agregó que el entregador “sería un civil y estaría fallecido”, aunque evitó dar precisiones porque “tenemos denuncias que no fueron chequeadas”.
También mencionó que se deberá investigar “el médico que firmó una partida de nacimiento falsa” con fecha 2 de junio de 1978, en lugar del 26 de junio como lo acredita la justicia.
Iud reconoció que con la difusión del nombre con que fue anotado el nieto de Estela de Carlotto, la jueza Servini de Cubría “alteró todo”.