EL CONURBANO Y LA BASURA DE MACRI

El intendente de la localidad bonaerense de Chivilcoy, Aníbal Pittelli, consideró hoy que “pese a que lo más sencillo es tirarle la basura a los otros”, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, “debe hacerse cargo del tema ambiental”, en relación al incumplimiento de reducción de residuos establecido en 2007 en el Plan “Basura Cero”.

“La posición del gobierno provincial es correcta y estoy de acuerdo con lo hecho por el gobernador Daniel Scioli y con las políticas de la presidenta Cristina Fernández en este sentido”, evaluó el jefe comunal y agregó que “hay que hacerse cargo de los residuos, gestionarlos y además tener la ciudad limpia”.

Añadió que la Ciudad de Buenos Aires está “plagada de basura” y que “no se le puede tirar la basura a los vecinos del conurbano bonaerense”, al remarcar que “quien quiera sacarse la basura de encima debe pagar, invertir y tener una política de Estado vinculada a la disposición final de residuos”.

Las metas a cumplir establecidas eran una merma del 30 por ciento en 2010, 50 en 2012 y, en 2007, 75 por ciento, de acuerdo a lo informado por la CEAMSE durante 2004; no obstante, las emisiones crecieron más de 50 puntos entre ese año y 2011, según un relevamiento publicado hoy en el matutino Tiempo Argentino.

El volumen de desperdicios enviados desde la Capital Federal hacia la provincia pasó de 1.847.748 toneladas en 2009 a 2.110.122 en 2010 y a 2.277.772 en 2011, lo que significa un crecimiento del 23,27 por ciento, consignó el diario.

Para Pittelli, “Macri pierde tiempo hablando de cualquier cuestión, menos de lo que le importa a los vecinos de la Ciudad” y afirmó que “con su terquedad todo es horizonte de conflicto”.

“Piensa que puede ser presidente y que puede disponer de la Capital y de las provincias, pero no es así ya que no se puede hacer de la política un negocio, hay que poner los recursos que sean necesarios para no transferirles los problemas a los demás”, concluyó.

Macri  no cumple con la Ley de Basura Cero

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires incumple el objetivo de reducción de residuos que se estableció en 2007 a través del Plan Basura Cero, en el marco de la Ley Nº 1854, debido a que las emisiones crecieron más de un 50% entre 2004 y 2011.

Según el artículo 6º de la normativa, “la autoridad de aplicación fija un cronograma de reducción progresiva de la disposición final de residuos sólidos urbanos, que conllevará a una disminución de la cantidad de desechos a ser depositados en rellenos sanitarios”.

Las metas a cumplir por el gobierno de Mauricio Macri eran de una merma del 30% para 2010, de un 50% para 2012 y un 75% para 2017, tomando como referencia lo informado por la CEAMSE durante 2004. En ese año, la ciudad de Buenos Aires había enterrado 1.492.867 toneladas.

Sin embargo, según un artículo del diario Tiempo Argentino, el volumen de desperdicios enviados desde la Capital Federal a la provincia pasó de 1.847.748 toneladas en 2009 a 2.110.122 en 2010 y a 2.277.772 en 2011, lo que significa un crecimiento del 23,27%.

Si se compara con 2004, como pide la propia ley, los envíos de la ciudad de Buenos Aires se incrementaron en 784.905 toneladas, es decir, un 52,57%.

El artículo de Tiempo Argentino también señala que la capacidad del complejo de la CEAMSE en José León Suárez, González Catán y Ensenada se encuentra en una situación crítica.

Diariamente reciben casi 6.300 toneladas de desperdicios generados en suelo porteño y 9.400 toneladas de 33 municipios provinciales. Esto significa que la Capital Federal, a pesar de ser sólo uno de los distritos que utiliza el servicio, suma el 40% de lo depositado.

En los centros –mayormente en el relleno Norte III de José León Suárez– se acumula lo desechado por cerca de 13 millones de personas, y si se considera que el Censo 2010 arrojó para la ciudad de Buenos Aires una población de casi 2,9 millones de habitantes; esto significa que por cada porteño se envían 2,17 kilos de basura cada 24 horas, en tanto por bonaerense, menos de 1 kilo.

Cada día, el Area Metropolitana envía unas 15.700 toneladas de basura al relleno que la CEAMSE posee en la provincia de Buenos Aires. Son 5.706.063 toneladas al año

Por último, en el artículo se advierte que la situación podría derivar en el colapso sanitario de las calles porteñas.