EL CAMINO A UNA SOCIEDAD IGUALITARIA

A días de cumplirse el primer aniversario de la ley que cimentó en inicio de una sociedad más igualitaria, el lunes se presentó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el libro ‘Matrimonio entre personas del mismo sexo. Ley 26.618. Antecedentes, implicancias, efectos’, escrito por varios autores y dirigido por los doctores Néstor Solari y Carolina Von Opiela.

La preentación estuvo a cargo de la periodista Florencia Etcheves, que dío el puntapié inicial al aclarar que esta no es una ‘ley para homosexuales, sino una ley para todos y todas’, y remarcar la importancia de su sanción para las generaciones futuras; ‘que nuestros hijos y nietos, cualquiera fuese su elección de vida, puedan tener ese derecho’. Pero también aseguró que  queda más camino por recorrer y más derechos por reconocerse.

En tanto la decana de esa caso de estudios,  Mónica Pinto, destacó la importancia del debate que se dio en torno a la ley ‘un debate desde la democracia en pos de una ciudadanía plena, un debate y una lucha por la igualdad’. En este sentido, Pintos destacó la importancia del Estado como garante de derechos, y definió que una sociedad democrática sin igualdad está incompleta. El Estado debe asumir su rol frente a esa desigualdad, garantizando la igualdad y la inclusión.

El Ministro de la Corte Suprema de la Nación Eugenio Raúl Zaffaroni, autor del prólogo del libro, destacó la importancia del debate sin violencia, así como también resaltó la necesidad de superar los argumentos discriminatorios. Zaffaroni centró su discurso en la necesidad de superar la discriminación, entendida como jerarquización de seres humanos, como ‘un camino hacia  la masacre’. Para el Ministro la discriminación es una fuerza que circula en bloque, no hay tipos de discriminación sino que quien discrimina jerarquiza, y allí se da la discriminación como un bloque discriminante. Es por eso que hay que luchar contra todo ese bloque.

Alex Freyre y José María Di Bello, integrantes del primer matrimonio entre personas del mismo sexo de América Latina, cerraron el acti.  Di Bello remarcó la importancia del libro como fundante en la generación de más argumentos en favor de la igualdad, de la inclusión y de la no discriminación. Incorporó a  su exposición, la importancia de reconocer la felicidad como un derecho, más allá de ser un derecho no escrito. Ambos relataron sus vivencias, y el recorrido transitado en esa búsqueda por su felicidad, en derribar las trabas personales al vivir en una sociedad culturalmente machista. Alex reconoció la necesidad de ‘salir de varios placares’, para finalmente madurar los propios derechos, ‘ser iguales en derechos y dignidad’. ‘Esta es la lucha  de dos militantes, con una lucha colectiva, donde fue necesario que se uniera la Academia, para generar conocimiento, y profundizar y valorar el pensamiento crítico’, se refirió Alex a la publicación del libro.