DON JUSTO

Estanciero y comerciante  nacido en Entre Ríos un 18 de octubre de  1801, Justo  José de  Urquiza, tuvo una singular capacidad para hacer dinero.  A los 25 años, dueño de una incipiente fortuna, comenzó su carrera política. En 1826 fue  elegido diputado provincial por Concepción del Uruguay. Miembro del Partido Federal, fue varias veces gobernador de Entre Ríos y uno de los generales más talentosos de la Confederación. Se volvió contra Rosas y lo venció aliándose con los brasileros en momentos en que comandaba el Ejército de Operaciones organizado para combatir contra el emperador de Brasil.

Fue también, promotor de la sanción de la Constitución de 1853 reclamada por las provincias desde los inicios de la vida independiente, y primer presidente de la Confederación Argentina, debió enfrentar la política separatista de la provincia de Buenos Aires, ante la que acabó defeccionando para desgracia de sus seguidores y aliados, muchos de los cuales perderían la vida por culpa de sus dobleces.

De espíritu progresista, propulsó  la colonización en su provincia, creó el registro civil y organizó el catastro, registrando a su nombre y el de sus amigos y parientes gran parte de las tierras de Entre Ríos, lo que provocó enorme descontento.

A raíz de la revolución organizada por el prestigioso militar y político Ricardo López Jordán, hijo de quien fuera gobernador de la provincia y sobrino de Francisco Ramírez, Urquiza fue asesinado el 11 de abril de 1870 por la partida enviada a detenerlo. Comandaba la partida Simón Luengo, un viejo federal cordobés que en su momento había participado en las revueltas populares encabezadas por Angel Vicente Peñaloza y Felipe Varela, ambos abandonados a su suerte por Urquiza.