DÍA DE LA MUJER MIGRANTE

Un mural, una intervención urbana y charlas debate serán parte de las actividades por el Día de las Mujeres Migrantes que se conmemora mañana en homenaje a Marcelina Meneses y su bebé Joshua Torres, quienes murieron a raíz de la xenofobia.
En 2012, la Legislatura porteña sancionó la ley 4.409 que estipula esta fecha especial para valorar y resaltar el aporte que realizan estas mujeres a la construcción de una identidad propia como sociedad diversa y multicultural. También, para visibilizar las problemáticas que existen en torno a ellas y comenzar a darles solución.
Se eligió el 10 de enero porque en esa fecha, en 2001, Marcelina y su niño aparecieron muertos en las vías del ferrocarril Roca, cerca de la estación de trenes Avellaneda, cuando iban al hospital Fiorito.
“Fue un crimen de odio. El único testigo que se presentó dijo que un hombre le había dicho a Marcelina: “Boliviana de mierda…” y luego la empujaron a las vías, pero el caso está impune en la justicia”, relata Reina Torres, cuñada de la mujer y secretaria de la ONG Yanapacuna, voz quechua que significa ayudar. Eso es lo que hace la organización que, desde 2006, acompaña a mujeres migrantes para que conozcan y hagan valer sus derechos.
El día que homenajea a las migrantes comenzará al mediodía en la Ciudad con la inauguración de un mural alusivo en la estación Constitución de la línea C de subterráneos, actividad organizada por el programa Todas de la Dirección de la Mujer porteña.
Luego, a las 15, el escenario se trasladará al Obelisco, donde la ONG Lola Mora lanzará su campaña “Multiplicando voces, multiplicando derechos” que busca “fortalecer a las mujeres migrantes como colectivo de y con derechos”, informaron desde la organización.
En tanto, a partir de las 17, Yanapacuna organiza en el auditorio General Belgrano de la Cancillería, ubicada en Esmeralda 1212, un panel con especialistas en migraciones y autoridades que concluirá con un festejo artístico de las colectividades.
“Es un acto reivindicativo para con Marcelina y mi sobrino, y sobre todo para que no vuelva a repetirse nunca más, para terminar con situaciones de discriminación y violencia que aún persisten”, destacó Torres.
También “se trata de seguir conquistando nuestros derechos y mostrar nuestro aporte al diálogo y a la reflexión en función de lograr una sociedad justa y equitativa”, agrega la dirigente.
A nivel mundial existe una feminización de la migración, que en Argentina es palpable a partir del censo de población de 2010 que determinó que del 1.805.957 extranjeros que viven en el país, 974.261 son mujeres.
Las migrantes “experimentan una doble vulnerabilidad frente a la violencia. En primer lugar, por su condición de mujer, que refleja las desigualdades de género existentes tanto en sociedades de origen como de destino, y en segundo por su condición de migrantes”, aportó la Organización Internacional de las Migraciones (OIM),
En Argentina, esta agencia especializada trabaja junto a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia para garantizar la atención de las migrantes en situación de violencia.
“El 27% de los casos asistidos por OVD corresponden a mujeres migrantes, principalmente de Bolivia, Paraguay, Perú y Colombia”, informó OIM.
“Para que ellas no sean explotadas laboralmente, empoderamos sobre la protección legal con la que cuentan y ayudamos a desbaratar redes de tratantes; para que quienes están en la cárcel tengan acceso a la justicia, colaboramos en sus defensas y hacemos de traductoras”, contó la secretaria de Yanapacuna
“Para que sean respetados sus derechos sexuales y reproductivos hacemos talleres con ellas y efectores de salud”, sigue enumerando la cuñada de Marcelina, cuya muerte se convirtió en símbolo de resistencias y acciones positivas de las migrantes.