DESFILE NAVIDEÑO

Con un Papá Noel y un árbol navideño de 7 metros de alto, quedaron inauguradas las celebraciones de fin de año y una nueva edición del Parque Navideño en la ciudad de Buenos Aires. Más de 300 músicos y representantes de colectividades participaron del desfile oficial de Navidad, que se realizó por la avenida Figueroa Alcorta, entre Pueyrredón y Ayacucho.
Bolas rojas, campanas verdes y estrellas doradas fueron los adornos navideños con los que cientos de artistas salieron a patinar junto a un gigantesco árbol de siete metros de altura. Detrás de éste, la Carroza de los Dulces pasó repartiendo su alegría a los más chicos, que se agolparon contra las vallas para ver de cerca. Artistas caracterizados como duendes navideños pasaron junto a ellos haciendo malabares y en monopatín.
Desde distintos barrios de la Ciudad y hasta inclusive del conurbano bonaerense, decenas de miles de personas se acercaron para ver el desfile. “Vinimos para pasar una tarde con los chicos. No esperábamos que hubiera tanta gente”, contaron Silvana y Martín quienes llegaron hasta Recoleta con Rafa, Sofi y Bauti, sus hijos de 10, 8 y 3 años.
Árboles adornados, vendedores de globos y chicos disfrazados dieron color y alegría a una tarde en la que las escalinatas de monumentos y entradas de edificios se transformaron en puntos panorámicos para la multitud. “Vine desde San Martín con mi familia. Tuve que dejar el auto a diez cuadras en un estacionamiento, y ahora llego y apenas puedo ver algo”, se lamentó Ricardo, quien se acercó junto a su esposa Liliana y su hijo Fidel, de dos años.
Después de un inicio algo postergado -estaba anunciado para las 18- y del frenético pedido de los chicos que gritaban “¡queremos ver!”, la Carroza de las Hadas hizo su aparición sobre la avenida Figueroa Alcorta. Artistas disfrazadas de motivos de todos los colores, con alas y velos en su espalda, se adelantaron a los payasos y hombres danzantes, que usaron zancos y jumppers para mostrarse a la multitud.
Media decena de carrozas adornadas de manera original y motivos navideños, hadas, duendes y personajes mágicos se sumaron al desfile que atravesó el corredor norte de la Ciudad.
Detrás de ésta circularon integrantes de distintas colectividades de países de todo el mundo, entre las que se destacaron las de Bolivia, Brasil, Eslovenia, Italia, Perú y Rusia, vestidos con atuendos típicos.
La Carroza de la Familia y el Amor y la Carroza de los Dulces, encabezada por duendes navideños que repartirán galletitas y caramelos gigantes, fueron los últimos carruajes que se adelantaron a la atracción más esperada: Papá Noel en su trineo tirado por renos, cascanueces y ayudantes.
Fue el momento más esperado y llegó pasadas las 19:30, cuando Papá Noel apareció montado en su trineo lleno de regalos. La multitud no pudo aguantar la emoción y saltó las vallas para ver de cerca al hombre de barba blanca, que sin perder la sonrisa se detuvo a saludarlos a todos desde el trineo.
Después de un momento de zozobra, aunque sin incidentes, las personas se abrieron paso para dejar pasar a la carroza.
Para el final, con el sol a punto de ocultarse, una lluvia de confeti de colores despidió a las carrozas y a un árbol navideño iluminado. “Muchas gracias por venir amigos. Les recordamos que a partir de mañana ya estará abierto el Parque Navideño para que se saquen fotos con Papá Noel y disfruten todos en familia”, recordó el anfitrión del evento desde la carroza principal. Una tarde de diversión y risas acababa de terminar.
El Parque Navideño, ubicado en el Parque Thays (Av. Libertador y Av. Callao), permanecerá abierto hasta el 24 próximo, de lunes a viernes de 15 a 20, y los sábados, domingos y feriados de 10 a 20.
Con entrada libre y gratuita, los más chicos podrán conocer la casa de Papá Noel, dejar una carta con sus deseos y visitar la fábrica de juguetes. También habrá actividades de todo tipo como kermeses, carreras de trineos, servicios de fotografía, face painting, juegos y sapo navideño, entre otros.