CONSORCIO PARTICIPATIVO

Consorcio Participativo, es un nuevo sistema de gestión gratuito que permitirá a los vecinos visualizar en una plataforma de uso exclusivo toda la información de la administración del edificio donde viven, participar y votar de manera virtual en las asambleas, reservar el uso de espacios comunes, habilitar foros de discusión para resolver temas de convivencia, obtener el reglamento de copropiedad, controlar los gastos y realizar el pago de expensas, entre otros.
El nuevo sistema permitirá, entre otras acciones, visualizar, descargar e imprimir diversos documentos, como las cargas previsionales del personal dependiente del consorcio, presupuestos por reparaciones, pólizas de seguros y demás documentación referida a las obligaciones del administrador, quien deberá mantener actualizada la plataforma para garantizar a los propietarios el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones.
Uno de los aspectos más destacados es el de la participación; hoy, la asistencia a las reuniones de consorcio suele estar limitada por las obligaciones laborales y familiares o a la vida social.
Con la nueva plataforma, los vecinos podrán votar vía online y sin tener que estar presentes en la asamblea. La herramienta también dispondrá de un chat interno para que los vecinos realicen y valoren propuestas a fin de dar solución a las situaciones que los afectan.
Otro dato de relevancia tiene que ver con el vínculo y valoración entre el copropietario y el administrador. En este sentido, la plataforma permitirá calificar al administrador y darle un voto de confianza que podrá ser quitado de acuerdo a la opinión de cada vecino. Así, la suma de todas las opiniones, permitirá destacar la labor de los mejores administradores registrados que además de su matrícula, ofrecerán avales de su gestión a través de la estimación de los vecinos.
Además, los consorcios podrán obtener a través del Banco Ciudad una cuenta corriente gratuita para todas las gestiones de pago que realicen, lo que permitirá un ahorro de $ 7000 en promedio, dependiendo de la cantidad de unidades. Asimismo, los consorcios y vecinos se verán beneficiados con créditos ágiles y flexibles para realizar el mantenimiento de partes comunes o la realización de obras y arreglos particulares.
Finalmente, quienes que tengan la cuenta en el banco ciudad, van a poder ver los movimientos y saldos de la cuenta que realice el administrador desde la plataforma, cuya implementación se realizará a través del administrador del consorcio, quien tendrá la obligación de gestionar un usuario para cada copropietario. Cada edificio tendrá un perfil único y un acceso exclusivo. Además, se garantizará la privacidad y protección de datos, conforme lo establecido por la Ley 5.454 de la Ciudad de Buenos Aires.
para que este programa se ponga en marcha, la Legislatura porteña deberá votar una modificación de la Ley 941 que creó el Registro Público de Administradores de Consorcios de la Ciudad como organismo de aplicación y control de las obligaciones que tienen los Administradores en relación a la actividad que ejercen.

Inquilinos Agrupados

“De cada seis departamentos de la Ciudad de Buenos Aires, tres están habitados por propietarios, dos por inquilinos y uno está vacío”, señala un comunicado de prensa emitido por la organización Inquilinos Agrupados, luego de conocerse el lanzamiento de Consorcio Participativo, y agrega: “Sin embargo, para participar activamente en la aplicación que presentó el Gobierno de la Ciudad para controlar a las administraciones de consorcio es necesario ser propietario”. Asegurando que el Gobierno de la Ciudad ignora al sector más desprotegido del consorcio y reduciendo toda problemática de expensas y consorcios a la transparencia y la participación de los copropietarios.
“Desde hace algún tiempo, para los inquilinos, las expensas representan entre el 30 y el 50% del valor del alquiler. Esto sucede por varios motivos. El más evidente es el aumento en las tarifas de agua, luz y gas y el aumento generalizado de precios que afecta a cada gasto del consorcio. Sin embargo, existen causas más complejas”, señala el comunicado y aseguran que hoy por hoy las administraciones de consorcios no discriminan las expensas entre ordinarias y extraordinarias. Los inquilinos, entonces, se hacen cargo de cualquier gasto del edificio, más allá de que por contrato le corresponda pagar únicamente las expensas ordinarias. Es decir, los gastos que hacen al día a día del edificio (salario del encargado, servicios, seguros, desinfección, etc.) La falta de control de las administraciones de consorcios es lo que permite esta situación. Actualmente, Defensa del Consumidor recibe cientos de denuncias por mes. Sin embargo, casi ninguna prospera. Informes de la Auditoría General de la Ciudad dan cuenta de esta situación.
Otro motivo es la falta de tratamiento de la Ley Nacional de Alquileres que obtuvo media sanción por unanimidad en Senadores y que está paralizada en Diputados (por decisión del diputado Lipovetzky). El proyecto establece que el propietario de la vivienda debe pagar las expensas extraordinarias, ya que ponen en valor su propiedad. Además, la legislación actual no indica claramente cuál es el límite entre las expensas ordinarias y extraordinarias, dejando a las administraciones de consorcio el camino libre para liquidar las expensas siempre a favor de los propietarios, que son quienes los votan y los contratan.
Todo esto se suma a que el inquilino no tiene voz ni voto en las asambleas del consorcio, por lo cual, la información le llega cuando las decisiones están tomadas y no tiene más opción que pagar expensas que incluyen reemplazar los ascensores, equipar el edificio con matafuegos o pintar la fachada.
Si se pretende generar políticas que regularicen el funcionamiento de los consorcios, es indispensable generar un sistema de control y de sanción de las administraciones y también, avanzar en legislaciones que tengan en cuenta las necesidades de los inquilinos, que destinan un porcentaje de su salario importantísimo al pago del alquiler y de las expensas.