CÓMO FUE LA AMPLIACIÓN DEL PRESUPUESTO PORTEÑO

A pedido del Jefe de Gobierno porteño la Legislatura votó, en la sesión del jueves 27 de junio, una ampliación de presupuesto de siete mil millones de pesos. Esto que representa un aumento de más del 17% sobre el presupuesto votado en diciembre del año pasado.
Se ha vuelto un hábito del Ejecutivo enviar cada año una ampliación de presupuesto justificada en diferentes “imprevisiones”. En esta última en particular, destaca los aumentos salariales y de contratos del servicio de recolección de residuos, obras del subte y aumentos de precios en general.
¿Quiénes votaron la ampliación presupuestaría y para qué?
El proyecto de ampliación presupuestaria obtuvo un despacho de mayoría y dos de minoría en la Comisión de Presupuesto. El texto del despacho de mayoría fue aprobado y convertido en ley con 30 votos positivos pertenecientes a los bloques Pro, Bases para la Unión, Confianza Pública y Frente para la Victoria (Alejandro Amor y Mateo Romeo); uno negativo correspondiente al Diputado Alejandro Bodart (MST) y 21 abstenciones de los bloques Nuevo Encuentro (Gabriela Cerruti y Edgardo Form), Frente para la Victoria (Gabriela Alegre, Juan Cabandié, Dante Gullo, María José Lubertino, Tito Nenna y María Rachid), Proyecto Sur (Pablo Bergel, Adrián Camps, Rafael Gentili, Julio Raffo y Jorge Selser), Frente Progresista y Popular (Anibal Ibarra y María Elena Naddeo), Buenos Aires 20/21 (Claudia Neira), Sindical Peronista (Claudio Palmeyro), Unión Cívica Radical (Claudio Presman) y la Coalición Cívica (Maximiliano ferraro, Rocío Sánchez Andía y Fernando Sánchez).
Destino de los fondos
Según detallan los considerandos de la iniciativa, las partidas estarán dirigidas al personal que revista en la planta permanente de la carrera administrativa de la Administración Central y de los Escalafones Especiales; a los profesionales comprendidos en la Carrera Médico Hospitalaria y al Personal Docente. También al incremento de distintas partidas del inciso 5, con el objeto de reforzar los créditos de los subsidios sociales que se otorgan a través de diversos programas comunitarios, la asistencia en villas, las ayudas sociales a ex combatientes de Malvinas y a víctimas de Cromagnon. Se incluyen, igualmente, previsiones para aumentar el subsidio destinado al Hospital Garrahan y para la recomposición de los créditos utilizados en la atención a los damnificados por el temporal del 1 y 2 de abril del corriente año.
Comprende también, transferencias a Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado -SBASE- para obras y subsidios ante la necesidad de solventar las erogaciones originadas en la prestación del servicio y en el retraso en la actualización de las tarifas del mismo, en función de los incrementos en sus costos de prestación.
Con esta partida el Ejecutivo prevé afrontar los aumentos de precios de los insumos hospitalarios, la redeterminación de los precios de distintos servicios. Según el proyecto de marras, los gastos de mayor incidencia son los vinculados con los servicios de comida en hospitales, hogares y comedores escolares y la limpieza de los hospitales, aparte de los relacionados con los servicios de recolección de residuos, el relleno sanitario y sus obras nuevas.
Dictámenes de minoría por la vuelta a Comisión
Los dos dictámenes de minoría, uno de la Diputada Rocío Sánchez Andía (CC) y otro del interbloque kirchnerista, proponían la Vuelta a comisión del expediente. El dictamen del interbloque encabezado por el Frente para la Victoria expuesto en el Recinto por la Diputada María José Lubertino sostuvo en sus fundamentos: “Siendo que la ampliación presupuestaria incluye la pauta de incremento salarial -concepto que no entra en discusión-, es necesario conocer detalladamente el porcentaje y los montos de las renegociaciones y redeterminaciones que corresponden a salarios. Por los motivos expuestos, resulta necesario profundizar el debate en Comisión para definir una alternativa factible en la distribución del gasto, evaluando incluso la posibilidad de realizar reuniones conjuntas con otras comisiones para determinar prioridades y necesidades a esta altura del Ejercicio 2013”.
En tanto la Diputada Sánchez Andía (CC) consideró que “el expediente en cuestión ha ingresado a la Legislatura el 10 de Junio y se está despachando el 19 de Junio sin pasar por reuniones de asesores y con apenas dos reuniones de Diputados en la cuales no se han evacuado todas las dudas. Es imposible pretender que la Legislatura avale una asignación de partidas sin saber exactamente cuál será el destino efectivo de las mismas”.
Por otra parte, en una observación presentada al despacho, la Diputada Laura García Tuñón (BApT), expresó: “Queda claro la existencia de recursos en disponibilidad que no fueron utilizados, como se viene denunciando. El expediente carece de la información necesaria referida al cierre del ejercicio 2012 y la formalmente solicitada a los funcionarios del Ministerio de Hacienda y a las autoridades de la Comisión en relación a los depósitos existentes en el Banco Ciudad desde 2012 a la fecha”.
Durante el debate el Diputado Rafael Gentili (PSur) y la Diputada Claudia Neira (BaAs 20/21) coincidieron en que “Esto demuestra la ineficiciencia del manejo presupuestario del gobierno de la ciudad. Este incremento representa un incremento del 17% del presupuesto solicitado para el ejercicio 2013”. Sánchez Andía (CC) señaló que “sabiendo de la inflación y de las paritarias presentes año a año no entendemos por qué no incluyen la previsión de aumentos salariales en los proyectos de presupuesto de todos los años. Están planteando en concepto de obras varias mil millones de pesos y es una vergüenza. No hay más servicios para los porteños pero sí más ganancias para las empresas”. Y Lubertino (FpV) dijo que esta ampliación presupuestaria “es un déficit a la concepción política de la ciudad y demuestra un grado de impericia sobre la lógica de solicitud presupuestaria. Aquí falta el debate de una reforma impositiva”.
Lo que no se dice:
Los argumentos esgrimidos por el oficialismo no son sólidos a la hora de justificar el incremento del presupuesto. En primer lugar porque los aumentos salariales son el resultado de negociaciones paritarias que tienen lugar cada año en todos los niveles de gobierno y en el sector privado. Por lo que habría sido fácil predecir el aumento salarial aproximado para el corriente año. La aceptación del traspaso del subte se votó poco después que el presupuesto, cuando el Gobierno de la Ciudad había ya tomado la decisión de aceptarlo, por lo que se debió prever los recursos necesarios para el mismo. Hace un año, cuando Macri aceptó el traspaso, aumentó la tarifa a más del doble. Los aumentos de precios no son imprevistos y siempre deben ser tenidos en cuenta a la hora de calcular las partidas.