CAUTELAR POR EL PLÁSTICO

La jueza Cecilia Mólica Lourido, a cargo del juzgado N° 20 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, resolvió rechazar las medidas cautelares que habían presentado varias empresas vinculadas a la industria del plástico como también la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas del Plástico (Apymep).
La justicia rechazó el pedido de varios fabricantes contra la decisión del Gobierno porteño de prohibir la entrega de bolsas de plástico en los supermercados a partir del próximo primero de enero, y abrió un plazo de diez días para recibir otras quejas o más apoyos a la medida, calificada como “un mamaracho” por un empresario del sector.
De esa manera se mantiene firme la medida impulsada por el Gobierno porteño de prohibir la entrega de bolsas de plástico que no sean biodegradables a partir del primer día del año que viene.
Sin embargo, la jueza dejó abierta una puerta ya que dispuso que las bolsas se podrían vender en las góndolas y entendió que se trata de un proceso colectivo ya que la decisión del Gobierno porteño podría afectar a otros fabricantes.
Por esa razón, abrió un plazo de diez días para que los posibles perjudicados, como también quienes están a favor, presenten sus posiciones.
En su resolución, la magistrada sostuvo que “no se advierte prima facie que la APRA (Agencia de Protección Ambiental) haya excedido su competencia ni incurrido en exceso reglamentario al prohibir a partir del próximo 1º de enero la entrega en línea de cajas de bolsas no biodegradables”.
En otro tramo de su fallo sostiene que la medida “no prohíbe la producción ni comercialización de las bolsas no biodegradables sino solamente su entrega en la línea de cajas”, y que por ese motivo “las bolsas no biodegradables que los actores producen podrían ser vendidas al público en las góndolas de los comercios, al igual que el resto de los productos”.
Jorge Metri titular de Apymep calificó como un “mamarracho” la resolución de Lourido, y aseguró que no entiende “como por un lado la jueza rechaza la cautelar pero por el otro nos dice que podemos vender en las góndolas”.
Metri aseguró que desde que comenzaron a repartirse las bolsas verdes, sus ventas cayeron 60 por ciento: “Todo esto nos afecta, lo único que queremos es trabajar. El polietileno no contamina, solo hay que saber tratarlo. Hay que concientizar a la gente para que reutilice las bolsas”, agregó.