CAMPAÑA DE VACUNACIÓN ANTIGRIPAL

 El lunes y martes próximo un Camión Sanitario estará en la Diagonal Sur esquina Perú. Entre las 08.00 y 16.00 horas empleados públicos en general y todas aquellas personas que se acerquen serán vacunadas gratuitamente.
La Legislatura y el Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires realizarán en conjunto el próximo lunes 26 y martes 27 de mayo la Campaña de Vacunación Antigripal destinada a empleados públicos en general y todas aquellas personas que se acerquen entre las 08.00 y 16.00 horas al Camión Sanitario que estará ubicado en la avenida Diagonal Sur esquina Perú.

Este tipo de vacunación es beneficiosa para las personas mayores de 65 años, los niños entre 6 y 24 meses, las personas de todas las edades con enfermedades crónicas (diabetes, cardiopatías, asma grave, enfisema, enfermedad fibroquística, hipertensión pulmonar, HIV, enfermedades renales, obesidad mórbida, etc), las embarazadas en cualquier mes de gestación y el personal de salud.

Modos de contagio

La gripe estacional es una infección viral aguda causada por un virus gripal. Se contagia por vía aérea mediante gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar. Si el virus entra en la nariz, garganta o pulmones de una persona sana y comienza a multiplicarse, aparecen los síntomas de la gripe. También puede transmitirse con mucha menos frecuencia, por contacto directo, cuando una persona toca una superficie que contiene el virus de la gripe -por ejemplo, la mano de un enfermo- y posteriormente toca su nariz ó boca.

Las personas enfermas son capaces de transmitir la enfermedad desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta 3 a 7 días después del inicio de la enfermedad. Los niños pueden transmitir la gripe incluso durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad son: inicio súbito de fiebre alta, tos seca, dolores musculares y articulares; dolor de cabeza y de garganta con intenso malestar y abundante secreción nasal.

Medidas a tener en cuenta

Para prevenir la gripe, de acuerdo a la información suministrada por el Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hay que:

* Extremar la higiene: lavarse las manos frecuentemente, en especial tras tocar algún objeto o superficie, y en cuanto lleguemos a casa tras viajar en transporte público. Al lavarse las manos, hacerlo despacio y a conciencia, sin que quede ninguna zona sin limpiar. Llevar encima una solución limpiadora desinfectante para usarla cuando no se disponga de agua y jabón. Desterrar el hábito de tocarse la boca, la nariz o los ojos.

* Mantener la casa limpia y desinfectada, especialmente los lugares donde se cocina o come, sobre todo si ya hay un enfermo en la familia. Limpiar también más a menudo los pomos de las puertas, el baño, las superficies de los muebles, el teléfono, etc. porque el contagio también se produce por contacto directo con una superficie contaminada. Ventilar el hogar: todas las mañanas es conveniente abrir las ventanas y ventilar la casa durante diez minutos aproximadamente. Así se renueva el aire y si algún miembro de la familia está afectado es más fácil evitar el contagio.

* Evitar, siempre que sea posible, el contacto con una persona infectada: esto, lógicamente, sólo es posible cuando ya se conoce el estado del infectado. Sin embargo, en épocas en las que tradicionalmente se desarrolla la gripe, y sobre todo cuando una epidemia está en marcha, es mejor no acudir a lugares cerrados donde se concentren muchas personas, como centros comerciales, cines o restaurantes.

* Taparse la boca al estornudar o toser, preferentemente con un pañuelo de papel desechable, para evitar que las gotas respiratorias expulsadas contaminen a otras personas. Después de expulsar la mucosidad, hay que tirar el pañuelo utilizado a la basura y lavarse las manos inmediatamente. No hay que compartir objetos ni ropa con personas enfermas que, si es posible, deberían dormir en una habitación aparte para no contagiar al resto de la familia.

* Vacunarse: las personas que pertenecen a los denominados grupos de riesgo (mayores de 65 años, niños menores de 5 años, personas inmunodeprimidas a causa de una enfermedad o tratamiento, y aquellos que padecen afecciones cardíacas o respiratorias) deben vacunarse. También es conveniente que se vacunen las personas cuya profesión les hace estar en contacto con mucha gente, como los profesionales sanitarios, maestros, cuidadores de niños o ancianos, etc.