BIENAL DE FOTOGRAFIA ARTÍSTICA Y DOCUMENTAL

La Bienal Internacional de Fotografía Artística y Documental, que su primera edición se hizo en Madrid y ahora desembarca en Buenos Aires, abre sus puertas en el Centro Cultural Borges con una selección de 320 obras realizadas por 220 artistas de 39 países.
El foco central de la Bienal está constituido por imágenes realizadas por mujeres en el marco de las dos primeras ediciones del Premio Julia Margaret Cameron para fotógrafas (La Mujer detrás de la Cámara) que organizó The Worldwide Photography Gala Awards (WPGA) en 2010 y 2011.
La Bienal se complementa con obras seleccionadas en los Premios Pollux y Premios Jacob Riis, instituidos por The Worldwide Photography Gala Awards, entidad que organiza esta bienal.
“La conjunción de estos tres premios reúnen fotografías de 39 países. Se van a ver imágenes que no son habituales en Argentina como los trabajos de fotógrafos de África, Europa del Este y Croacia, donde hay corrientes contemporáneas interesantes. Es una exhibición interesante porque muestra las tendencias fotográficas de culturas muy disímiles”, contó a Télam Julio Hardy, director de WPGA.
Esta Bienal se divide en dos categorías, la de fine art -con un enfoque artístico contemporáneo- y la de tomas documentales, que incluye proyectos editoriales.
“Se verán fotos de los conflictos bélicos en Afganistán, aunque el común denominador, son fotos sobre las consecuencias de estos conflictos porque no es habitual que haya mujeres corresponsales de guerra”, dijo Hardy.
Es que el rasgo central de esta muestra es la mirada femenina, imágenes seleccionadas por un jurado de lujo en la materia: Mary Ellen Mark; Kim Weston, Olivia Arthur y Alessandra Sanguinetti de la mítica agencia Magnum; Carol McCusker, curadora del Museo de Fotografía de San Diego; Rossana Checchi, editora en jefe de la Revista ZOOM de Italia y la multipremiada, Vanessa Winship.
Para Hardy, “la mujer siempre fue muy discriminada en la fotografía”, y por tal afirmación hay un acento de la Bienal en la cuestión de género, de hecho la tercera edición -que será en Berlín o Moscú- se anunciará el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.
La elección de Buenos Aires para realizar esta Bienal -que se podrá ver hasta el 29 de febrero- tampoco es azarosa. “La ciudad en este momento tiene un movimiento cultural y fotográfico interesante, similar al de Berlín, París y Londres y se está comenzando a ver a la fotografía como arte”, planteó Hardy.
Esta exhibición se pensó con dos objetivos muy concretos: “por un lado, el benéfico y, por otro, ayudar en el desarrollo de la carrera de fotógrafos emergentes, que se dedican al arte y al fotoperiodismo; esta muestra les permite una exposición ante la prensa, el público y los coleccionistas como forma de potenciar sus trabajos”, agrega el organizador.
La pata solidaria de este cruce internacional de imágenes se dará a partir con una subasta de todas las obras -que fueron donadas por los artistas- a total beneficio de las fundaciones
FLENI y Save the Children, el 14 de febrero en el Malba (Avenida Figueroa Alcorta 3415).
El salto artístico que dio la fotografía a nivel internacional es una de las claves para entender el formato bienal, tan íntimamente vinculado al mercado del arte.
“En los últimos cinco años adquirió una relevancia muy importante en el mundo del arte. Por ejemplo, hace dos meses en Sotheby´s el alemán Andreas Gursky vendió una obra en 4,5 millones de dólares, algo inédito teniendo en cuenta que hoy en día se compran obras de Henri Cartier-Bresson entre 10.000 a 30.000”, explicó Hardy.
Esta nueva tendencia, donde el coleccionismo del arte incluye a la fotografía que se presenta como un comodín de inversiones, también lidia con el giro drástico de la digitalización que reproduce fotógrafos amateurs por centenares.
“La foto cobra un nivel documental y artístico distinto. La mitad de los fotógrafos queexponen en la Bienal no son profesionales, ni buscan la profesionalización. Son personas que hacen arte y que no viven de la foto”, concluyó el también curador de la muestra que comparte esa tarea con Virginia Fabri, del Borges y Analy Werbin, de WPGA.
Durante el casi mes y medio que se extenderá esta muestra habrá conferencias de los fotógrafos invitados como Gloriann Liu (que trabajó sobre Afganistán) y la rusa Katja Ekaterinova, que fotografió la infancia. También está previsto para el 24 de enero en el Centro Cultural Borges un recital de León Gieco y Mundo Alas.
La Bienal Internacional de Fotografía Artística y Documental fue declarada de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación y tiene el auspicio de las embajadas de Alemania, Austria, Bélgica, Noruega, Perú, Dinamarca, Polonia y Finlandia.
Sus puertas se abrirán en Viamonte y San Martín, en la ciudad de Buenos Aires, y se podrá visitar de lunes a sábado de 10 a 21 y domingos y feriados de 12 a 21.