BASURA: 80 VECES MÁS CARA

El diputado Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda) afirmó que “el costo de las empresas privadas es un 80 por ciento más caro que el servicio estatal del Ente de Higiene Urbana”, al analizar el Presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires del año próximo
“El costo de las empresas privadas es un 80 por ciento más caro que el servicio estatal del Ente de Higiene Urbana. Para 2015 Mauricio Macri prevé gastar 5.100 millones, que con la actualización habitual se irán a 6.000 millones. Como además les financió los camiones a las empresas por otros 1.300 millones, estamos ante un negociado tremendamente perjudicial para los vecinos”, cuestionó el edil.
Bodart, autor de un proyecto de ley para estatizar el servicio, sostiene que: “Mientras el servicio estatal cuesta 171 mil pesos anuales por cuadra, las concesionarias cobrarán 303 mil actualizados. Si la Ciudad estatizara todo el servicio podríamos ahorrar 2.600 millones de pesos al año, que se podrían destinar a necesidades sociales como salud, educación y vivienda”.

Por otra parte, un estudio realizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), revelo que el 72% de los vecinos que separan residuos no saben qué hacer con ellos. No sabe dónde llevar la basura reciclable.
El informe, encargado por el Consejo Económico y Social que preside Sergio Abrevaya, indica que el 44,3% de los vecinos no sabe que se hace finalmente con la basura. Y señala que el 35% de los encuestados no separa los residuos: el 12,7% no lo hace porque piensa que todo termina en el mismo lugar; el 10,5% por falta de tiempo; y otro 10,5 porque no sabe cómo hacerlo. El 60% de los vecinos considera a la basura como una preocupación importante; y al especificar si es un problema para tratar en el largo plazo o es urgente, el 79% cree que no hay tiempo para esperar.
Este estudio demandó 750 encuestas realizadas durante el mes de septiembre en el ámbito de la Ciudad, donde se estableció una muestra de 50 casos por comuna para poder efectuar comparaciones sobre mismas bases.
Pese a las políticas de reciclaje del gobierno porteño, la separación de residuos tiene un grave conflicto en el segundo eslabón de la cadena de reciclaje.
Es que por más que existan vecinos comprometidos con el reciclaje que separan sus residuos, en muchos casos los porteros de los edificios colocan los residuos secos en la misma bolsa que los secos, lo que provoca que la cadena de reciclaje se rompa y los materiales reciclables terminen en el mismo contenedor que en el de la basura que va a los rellenos.