BACHILLERATO TRANS MOCHA CELIS

“El clima que estamos construyendo es el de la igualdad y que para eso no necesitamos la piedad, sino la justicia del Estado”, expresó el ministro de educación Alberto Sileoni al dejar inaugurado, este lunes, el ciclo lectivo del  Bachillerato Popular Trans “Mocha Celis”, que funciona en el edificio de la Mutual Sentimiento, en el barrio porteño de Chacarita.

El Bachillerato Popular Trans “Mocha Celis” está dirigido (sin ser exclusivo) al colectivo travesti, transexual y transgénero de la Capital Federal y alrededores. Tiene una matrícula de 45 inscriptos y nació por una iniciativa impulsada por la activista trans Lohana Berkins.

Tiene como objetivo generar un espacio de formación que habilite a los y las estudiantes a conseguir mejores condiciones y oportunidades laborales que reviertan la situación de prostitución. También busca promover la organización en torno a cooperativas de trabajo autogestionado. Una vez terminado el ciclo de enseñanza/aprendizaje de 3 años, se otorga el título de “Perito Auxiliar en Desarrollo de las Comunidades”.

La falta de educación formal se presenta como un obstáculo para hacer del ejercicio de la prostitución una elección y no un mandato inapelable. Aun a sabiendas que el hecho de ser una “travesti educada” no garantizará una inserción laboral, puesto que la discriminación por la identidad genérica podría llegar a presentarse también en los ámbitos de trabajo, la educación sin embargo se vuelve un pilar sobre el cual ganar seguridad como personas y como grupo”,  explica Renata Hiller en el La Gesta del Nombre Propio, que ha servido de disparador para esta institución que se inauguró en noviembre de 2011.

El Bachillerato Popular Trans “Mocha Celis”, presigue los siguientes objetivos:

– Otorgar títulos secundarios.

– Revertir la situación que conduce a las personas travestis, transexuales y transgénero a la prostitución.

– Facilitar la generación de un sustento económico alternativo a la prostitución.

– Aumentar la frecuencia de los controles sobre la salud. Generar conciencia sobre el cuidado de la salud.

– Promover la participación democrática y el ejercicio de la ciudadanía plena.

– Acercar a las personas travestis, transexuales y transgénero a la escuela.

– Brindar una formación específica que aporte los conocimientos para gestionar micro emprendimientos y cooperativas que funcionen como fuente de ingresos.

-Aumentar la calidad de vida del colectivo travesti, transexual y transgénero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y alrededores.

Mocha Celis era una travesti tucumana que trabajaba en la zona de Flores ejerciendo la prostitución, que después de recibir amenazas apareció muerta en el Hospital Penna. La idea de darle su nombre al bachillerato surge debido a que ella no sabía ni leer ni escribir.

El 3 de diciembre del año pasado, La Legislatura porteña declaró de Interés para la Promoción y Defensa de los DD.HH. y Educativos al Bachillerato Popular Trans Mocha Celis. La iniciativa surgió del diputado Maximiliano Ferraro (CCARI),  y se fundamenta en que esta institución ofrece una respuesta desde la educación popular, rescatando los saberes propios del colectivo trans y canalizándolos en el armado de proyectos cooperativos y el título que entregará (perito/a en el Desarrollo de las Comunidades) permitirá continuar estudiando en cualquier Universidad o Instituto Superior, tanto público como privado.

Las distintas dificultades que sufren travestis, transexuales, transgéneros, mujeres y varones trans en el acceso a la educación a la salud y a la vivienda, contemplando también la discriminación en los grupos vinculares primarios, donde la exclusión de la familia de origen es moneda corriente.

Dicha exclusión generalmente lleva a que las personas trans consideren el ejercicio de la prostitución como única posibilidad de subsistencia y esto amplía la marginalidad a que aumenta la prevalencia en enfermedades de transmisión sexual, abusos de la Policía y corrupción policial.