¡AY, COLON!

Esta tarde, los trabajadores del Teatro Alla Scala de Milán y los Trabajadores del Teatro Colón realizaron una conferencia de prensa conjunta en el Hotel Bauen de avenida Callao 360. En el transcurso de la misma, trazaron un paralelo entre las gestiones del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri y del premier italianoi Silvio Berlusconi, e indicaron que ambas administraciones “consideran a la cultura como un valor económico, que debe regirse por las leyes del mercado” En este marco, los gremiales de ambos teatros coincidieron en considerar a la cultura y a las expresiones artísticas como “un bien social esencial” e indicaron que el acceso a éstas es “un derecho inalienable de todos los ciudadanos”.
“Este principio debe ser inexcusablemente protegido por el poder político y los funcionarios de los gobiernos de turno, sea cual fuere su tendencia, ya que al igual que la salud y la educación son principios básicos y constituyentes de las sociedades democráticas”, indicaron.
La Conferencia de Prensa estuvo encabezada por los delegados locales José Piazza y Máximo Parpagnoli, y sus pares italianos Francesco Lattuada, Gianni Dallaturca y Simone Groppo, que se pronunciaron contra “la tercerización de las prestaciones, la precarización de los contratos y la utilización espuria de los espacios con actividades que no se relacionan con la función de los teatros”.
“Esto provocará -sostuvieron- la pérdida paulatina y sistemática de los planteles profesionales, que dejará a los teatros como meros edificios históricos pasibles de ser usados como lujosas salas de alquiler para eventos de todo tipo, cuyo único fin sea el lucro y la explotación económica”.
Si bien, ninguna de las dos delegaciones se plantearon tomar medidas de lucha en el corto plazo, ambas advirtieron que “si el silencio y el autoritarismo siguen siendo la postura de los funcionarios, los trabajadores no dudaremos en recurrir a todas las medidas necesarias y a todas las instancias para defender nuestras fuentes de trabajo y el patrimonio cultural y artístico de la Scala y del Colón”.
El encuentro concluyó con una declaración que expresa que “la similitud de la problemática de los trabajadores de la Scala y del Colón, es prueba contundente de que el avance de la ideología de la depredación cultural y la imposición de modelos de gestión basados en el desprecio de los bienes esenciales de nuestra sociedad y de sus trabajadores”.