AUMENTO DEL PASAJE Y REAPERTURA DE LA LÍNEA A

El jefe de gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, señaló hoy que la línea A del subterráneo que hoy se reinaugura tendrá coches “modernos” y “con aire acondicionado”, y adelantó que para “agosto o septiembre” planean abrir la estación Flores de esa línea que hoy une Plaza de Mayo con Carabobo.
Al mismo tiempo, y en declaraciones a radio Diez, el funcionario porteño anunció la creación de “terminales de trasbordo para combis” que funcionarán en una de las playas de estacionamiento del Obelisco y en otra de las tantas que existen en Puerto Madero.
Según dijo Rodríguez Larreta, con esas playas se ordenará el estacionamiento de las combis, que hoy se realiza en cualquier lugar de la ciudad, y los pasajeros tendrán esos lugares exclusivos para subir y bajar de ellas.
En cuanto a la reapertura de la línea A de subtes, el jefe de gabinete de la Ciudad precisó que los vagones que desde hoy a las 20 horas comenzarán a recorrer el trayecto Plaza de Mayo-Carabobo serán “cero kilómetro, de andar suave y con aire acondicionado”.
Agregó que “las estaciones están totalmente terminadas”, y proyectó para “agosto o septiembre” la apertura de la estación Flores de esa línea de subterráneos, aunque aclaró que para eso tendrán que “comprar más vagones”.
La línea A permaneció cerrada durante los últimos dos meses (desde el 12 de enero), plazo que se utilizó para cambiar 55 coches Le Brugoise, que iban a cumplir 100 años de uso, y reemplazarlos por nuevos vagones que fueron comprados por el Gobierno Nacional a China.
Respecto al destino de los coches antiguos que utilizaba esa línea subterránea, construídos con madera, Rodríguez Larreta explicó que “algunos irán a museos, incluso del interior del país, desde donde ya existen pedidos”.
Según precisó el funcionario porteño, los coches antiguos en desuso podrían ser colocados en “algunas plazas emblemáticas” como pieza histórica, y hasta utilizarse para recorrer algún tramo de la ciudad con “fines turísticos”, pero -dijo- “no se pondrán a la venta”.

Aumento del pasaje
En tanto, la oposición porteña intentó ayer sin éxito frenar en la Legislatura el aumento de la tarifa de subte propuesto por el Poder Ejecutivo porteño, que lleva el boleto de los 2,50 pesos actuales a 3,50. No logró en la Legislatura el número necesario de votos para habilitar el tratamiento en tablas del aumento de la tarifa.
Pese a lograr el quórum necesario para sesionar, los legisladores del arco opositor pusieron en consideración un proyecto para reformular la ley de traspaso del servicio del subte de la Nación a la Ciudad y así supeditar la suba de las tarifas a la realización de una auditoría. No obstante, la iniciativa no contó con los 40 votos necesarios para su tratamiento, de los 60 escaños que conforman la Legislatura, dado que sólo fueron 31 los sufragios positivos provenientes de la oposición, contra los 26 del PRO.

La Nación presente

Esta mañana, el ministro del Interior de la Nación, Florencio Randazzo, anunció que participará esta tarde del acto de reapertura de la línea A de subtes, en representación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Randazzo compartirá así con el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, el acto de reapertura del servicio, en la estación Puán del subte A, en avenida Rivadava y Puán del barrio de Caballito.

Menos formaciones

Por su parte, Flavio Baigorria, delegado gremial de la línea `A` de subterráneos, aseguró el servicio reanudará con siete formaciones menos que antes del cierre del ramal, criticó que los cursos de capacitación y las pruebas de los nuevos coches chinos fueron cortas y consideró excesivos los dos meses de suspensión del servicio.
“Según nos informaron de la jefatura, habrá en servicio 11 trenes -los nueve coches chinos comprados por el gobierno nacional más dos Fiat que ya funcionaban en la línea-, mientras que antes del cierre el ramal contaba con 18 formaciones”, explicó.
El delegado gremial también criticó que “partiendo de la premisa que son coches nuevos y no deberían tener demasiados problemas, recién ayer se realizaron pruebas con casi la totalidad de las formaciones y hace dos semanas empezamos a probar los nuevos trenes”.
Además consideró “relativamente poco” la duración de los cursos (prácticos) para los conductores y guardas, que fue de cinco y tres días respectivamente.
“Las pruebas se hicieron con gente y en teoría funcionan. Vamos a ver qué pasa cuando anden con gente que no es lo mismo”, dijo Baigorria sobre los nuevos trenes.
Asimismo, criticó que pese a que el servicio fue suspendido a principios de enero, recién “a fines de ese mes empezaron los cursos de capacitación y teníamos sólo dos trenes para interiorizarnos en el manejo”.
Al respecto dijo también que “nunca antes hubo un cierre total de un servicio como ahora con la línea `A`, ni siquiera cuando se hicieron obras más importantes; a lo sumo se afectaba el horario de funcionamiento”.
Por último, señaló que “aparentemente no se va cerrar ninguna estación”, pese a que habrá menos formaciones en servicio