¿ASALTO O INTIMIDACIÓN?

La periodista Cynthia García aseguró  que no le quedan “dudas” de que “claramente hay un mensaje” detrás del robo que sufrió ayer en su casa, en el barrio de Palermo, de donde se llevaron una notebook, un disco rígido externo que usaba para realizar copias de seguridad de su computadora y una televisión.
En este sentido, afirmó que “algunos datos” del hecho como que no se hayan llevado un sobre con “unos 40 mil pesos” que estaba “visible entre las cosas revueltas”, y que hayan acomodados unos muñequitos que reproducen las figuras de los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner, y el venezonano Hugo Chávez y el periodista Victor Hugo Morales, entre otros.
“Hicieron mucho eje en todo mi escritorio”, describió la periodista en declaraciones formuladas esta mañana a la radio AM750, en las que, además, remarcó no haber recibido ningún llamado o mensaje de parte de “ningún funcionario” luego del hecho que denunciara esta madrugada en la Comisaría 25 de la ciudad de Buenos Aires.
Además, señaló que, cuando llegó a su casa con sus dos hijos menores de edad, “era un caos absoluto, con todo dado vuelta”, y que pese a que había distintos lugares revueltos, “el eje de lo que pasó” sucedió en su escritorio, ubicado en un espacio debajo de la escalera de su casa, que conecta la planta baja con los dormitorios, en el primer piso.
“Faltaban todas las herramientas de trabajo. Se llevaron la tablet, un disco rígido externo donde yo tenía el backup de mi computadora, se llevaron el smart y por lo menos cinco anotadores libretas que yo tenía en uno de los cajones de un mueble archivero”, describió la periodista, quien denunció el hecho poco después de la medianoche.
En este sentido, fuentes policiales confirmaron que, en la pericia de levantamiento de rastros, en el primer piso de la vivienda -ubicada en la calle Thames al 1700, del barrio de Palermo- “se lograron levantar dos rastros de huellas, una en una TV y otra en un placard”.
Además, precisaron que intervienen en la investigación del hecho la Fiscalía en lo Criminal de Instrucción número 1, subrogada por Estela Andrade, y la Comisaría 25.
Por su parte, en las declaraciones que realizó a la radio AM750, Cynthia García señaló que si bien pudo haberse tratado “de un hecho delictivo normal o no”, existen “dos datos” que le “preocupan mucho”: el dinero que no se llevaron y los muñequitos que replican a figuras como Néstor y Cristina Kirchner, Hugo Chávez y el propio Víctor Hugo Morales, quien la entrevistaba.
“En el archivero de mi escritorio tenía una bolsita con íconos de adorno con personajes como Chávez, Néstor, Cristina y vos. Me los habían regalado en un sobre que decía Cynthia y eso estaba en una caja debajo de la escalera. A los muñequitos los dejaron acomodados en el otro extremo del living, arriba del sobre que decía Cynthia. Todos estos son datos que a mí me hacen pensar que esto puede ser un mensaje”, sostuvo García.
“Es probable que nunca tengamos pruebas de que esto fue un mensaje, pero, por estos datos, a mí no me quedan dudas de que claramente hay un mensaje, y, en este contexto, a mí me parece que al menos tendríamos que analizarlo”, aseveró.
La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, por su parte, se solidarizó hoy con la periodista y docente de esa casa de estudios y repudió las prácticas violentas en su contra.
“Entendemos que este episodio no debe analizarse de manera aislada, sino que también hay que tener en cuenta la persecución mediática y laboral que ha sufrido la comunicadora desde diciembre del año pasado, al igual que otros tantos reconocidos periodistas”, señala el comunicado de Periodismo y añade que “la profesora García ha sido víctima del acoso de los principales medios hegemónicos de comunicación, que han difundido información falsa que la afectaba directamente”.
Además, el comunicado entregado a la corresponsalía plantense de la Agencia de Noticias Télam añade que “acompañamos a Cynthia García en este duro momento, a la vez que repudiamos éste y todos los ataques a la libertad de expresión y amenazas que sufren las y los periodistas a lo largo de todo el país”.