ARTESANOS: DE PERÚ A LA PLAZA ROBERTO ARLT

Un grupo de artesanos que exhiben sus productos en la calle Perú, entre Rivadavia y Diagonal Sur, en el microcentro porteño, denunciaron que el gobierno porteño les informó que mañana serán desalojados y que existe el peligro de que les decomisen su mercadería si no aceptan el traslado a otro sitio ya designado.

“Nosotros vivimos de esto, hace siete años que estamos aquí con todas las administraciones, no somos competencia desleal con nadie porque vendemos lo que hacemos y ahora existe el peligro de que nos quieran decomisar la mercadería”, dijo  Fernando Charquero, artesano de la calle Perú.

El director de Ferias y Mercados de la ciudad, Mariano Casabella, informó hoy a los artesanos que tendrán que abandonar el lugar y que la ciudad les acondicionó un espacio en la plaza Roberto Arlt, situada en Esmeralda y Rivadavia.

Charquero destacó que ese sitio “no es apto para nosotros porque el turista ya nos conoce donde estamos, tenemos una identificación con este sitio y a esa plaza no asisten los turistas sino gente que va a almorzar, está fuera del circuito que hacen ellos, por lo que perderíamos lo poco que podemos hacer para nuestra subsistencia”.

La Legislatura porteña modificó a fines del año pasado, una ley que habilitaba la venta ambulante “por mera subsistencia” en la peatonal Florida y prohibió “toda competencia desleal” con los comerciantes.

A raíz de esta modificación, la ciudad contó con el instrumento legal para desalojar en enero pasado a los “manteros” de la peatonal Florida, pero hizo una salvedad con los artesanos, a quienes prometió reubicarlos en un sitio apto.

De acuerdo al último censo son 240 los artesanos que están en la calle Perú, pero unos 80 de ellos ya aceptaron mudarse a la plaza Roberto Arlt.

El resto está en disconformidad y presentaron ya varios recursos de amparo, tanto individuales como colectivos, para evitar ser desalojados de un sitio “en el que logramos que mucha gente se haya acercado a todo lo que encierra el mundo cultural de la artesanía, sin afectar los intereses de nadie”, sostuvo Charquero.

Indicó que “presentamos diferentes proyectos de leyes para obtener nuestro reconocimiento dentro del marco legal y destacamos que siempre nos hemos presentado a dialogar, pero dentro de ese diálogo jamás se mencionó nuestro traslado”.

Tras la sanción de la ley “se formó una comisión para intentar llegar a un acuerdo sobre en qué feria podíamos ir pero no llegamos a ningún arreglo”, explicó el artesano.

“Los 80 que aceptaron ir a la plaza Arlt son los que exhibían sus manualidades en la peatonal Florida, entre Rivadavia y Córdoba y que cuando fueron desalojados con los manteros, se vinieron para la calle Perú”, aseguró Charquero y añadió: “El grupo que no acepta es el que está hace siete años aquí”.

Fuentes del gobierno porteño dijeron que la comisión creada a partir de la ley consensuó a la plaza Roberto Arlt como lugar donde podían instalarse los artesanos, ya que es un sitio cercano a donde estaban, abierto todos los días de 9 a 18″.

Indicaron además que “si un artesano pide ir a otra de las ferias legales podrá hacerlo con un permiso que se tramita en la dependencia de Ferias y Mercados ya que sin esa habilitación, se lo considerará ilegal”.

“Llegaremos mañana a las 9 a la calle Perú, como todos los días para vender nuestros trabajos, acompañados de un abogado ya que consideramos injusta esta medida, por lo que pedimos apoyo a los legisladores”, remarcó Charquero.

En este sentido, la diputada María Rachid destacó que en la medida que no configuren una competencia desleal efectiva para con el comercio, “los artesanos pueden quedarse a trabajar para mantener tanto su oficio como a sus familias”.

“Pareciera que estamos hablando de mercancías cuando de lo que estamos hablando es de personas que tienen su puesto de trabajo legitimado hace años en esta calle”, dijo la legisladora.