AÑO NUEVO CHINO

Música, danzas y una inmensa feria gastronómica y cultural fueron algunas de las variadas actividades con las que se celebró el Año Nuevo Chino en la plaza porteña de Barrancas de Belgrano, donde esta noche coronarán los festejos con fuegos artificiales.
Una multitud celebró la llegada del año del Caballo de madera con las tradicionales danzas del Dragón, el baile del León, ópera, artes marciales y otras actividades de origen milenario, que para esta fecha reviven en el Barrio Chino de la ciudad de Buenos Aires.
El festejo del año que comienza, el 4712 para el país asiático, pone énfasis en su cultura y por primera vez también participaron otras colectividades que residen en la Argentina.
“Este es el primer año que participan de nuestros festejos colectividades como la peruana, la armenia, la italiana o la polaca, y eso enriqueció nuestra celebración gracias al intercambio cultural”, dijo Liliana Kuo, organizadora del evento.
Kuo explicó que el nuevo año tendrá 384 días, porque “está regido por el calendario lunar” y aclaró: “no todos los años tienen para nosotros la misma cantidad de días”.
“El año nuevo en China siempre se festeja con pescado, porque el sonido de la palabra en nuestro idioma es parecido al de `sobrante`, que suena igual pero tiene distinto significado. Cuando sobra pescado significa que el año va a ser próspero, por eso es importante que esté en cada hogar”, apuntó.
La organizadora e integrante de la Fundación Medalla Dorada contó que en el país asiático los festejos por el año nuevo duran 15 días y que “tampoco pueden faltar fideos ni huevos”.
“Los fideos son largos y representan la longevidad y los huevos la vida nueva, el nacimiento; nosotros mantenemos nuestras tradiciones acá en Argentina, el barrio de Belgrano es como nuestra casa”, dijo Kuo.
El caballo es el signo que entre el 31 de enero de este año y el 28 de febrero de 2015 regirá la constelación oriental. “El período que comienza será positivo, el caballo es símbolo de trabajo, vitalidad y energía, y la madera, igual que el metal y la tierra, es un elemento estable”, auguró Kuo.
El sábado 1 de febrero, los festejos se iniciaron, bajo un cielo encapotado y esporádicas lloviznas, en la porteña plaza de Barrancas de Belgrano, con la tradicional danza del Dragón, que otorga buenaventura a quien lo toca. Con la pinchadura de pupilas, el Dragón abre los ojos y, según la tradición, espanta los malos espíritus, trae bondades e inaugura cada nuevo año con la Fiesta de la Primavera china. Luego, miles de miembros de esa colectividad asiática junto a vecinos y turistas se acercaron a acariciar la enigmática imagen.
“Queremos tocarlo para que nos traiga suerte, nosotros somos descendientes del dragón, que es nuestro animal mitológico por excelencia”, contó Margarita, integrante de la colectividad china que participaba de los festejos junto a su familia.
Carina ponía monedas en la boca de una estatua que representaba un león asiático mientras pedía deseos: “Siempre vengo y pido, creo que por eso tengo suerte”, afirmó.
“El año nuevo chino es una de las fiestas más importantes de nuestra colectividad, en china las personas viajan a sus casas desde lejos para pasarlo en familia; Buenos Aires está a 20.000 kilómetros, pero ustedes son nuestra familia”, dijo emocionada.
Desde poco después de las 14, en una plaza cruzada por cordeles con banderas de todos los países, aunque mayormente de Argentina y China, más de cien puestos de gastronomía inundaban el aire con el aroma de especias orientales, junto a los de artesanías y productos representativos de la cultura china.
Ana Chen, vicepresidenta de Medalla Dorada, se mostró agradecida y conmovida por la gran cantidad de gente que participó del evento durante las jornadas de ayer y hoy.
“A pesar de la lluvia la gente nos acompaña, la celebración del año del Caballo de madera es muy importante para nosotros y estoy muy conmovida y agradecida a la Argentina, porque siento que todas las comunidades formamos una gran familia”, dijo.
Chen recordó que el sábado 1 de febrero “fueron cientos los que disfrutaron de los espectáculos debajo de sus paraguas” y enfatizó que la celebración “superó” las expectativas.
“Si no hubiera llovido probablemente habría venido más gente, aunque estamos felices por los resultados y muy agradecidos”, remarcó.
Al cierre de la celebración hubo un show de pop electrónico chino de Ivana Fitz Patrick y un espectáculo de fuegos artificiales para toda la familia.