AGR LA LUCHA CONTINÚA

24 de enero, autopistas 9 de Julio Sur y 25 de Mayo, en las adyacencias de los estudios de Canal 13, una multitud de trabajadores gráficos y de prensa se congrega en rechazo a los despidos en la empresa Artes Gráficas Rioplatense (AGR) dispuestos la semana pasada. Intentan ser visibilizados por uno de los tantos canales de comunicación, propiedad del grupo Clarín, patronal. Cortan el tránsito de dos autopistas, cuelgan un cartel gigantesco, se manifiestan pero la televisión no los muestra. Los estudios del canal, cuyos ventanales dan a las autopistas son tapadas por pantallas led, y continúan con su programación habitual. Invisibilizan esta protesta, como la pobreza, como el hambre, como la desigualdad social.
El 16 de este mes, la empresa AGR había informado que, a partir de ese día, dejaría de funcionar la planta impresora de Pompeya y que esa decisión se enmarcaba en el hecho de que “el mercado de impresiones comerciales masivas está en crisis a nivel mundial” a raíz de cambios tecnológicos, en las estrategias de marketing y en las conductas de los consumidores.
Hace ocho días empleados de AGR mantienen una toma de la planta impresora ubicada en el barrio porteño de Pompeya a raíz del despido de 270 trabajadores. Ellos denuncian un “lock-out” patronal. La empresa sostiene que: “Se trata de una decisión que AGR no hubiera querido tomar pero que resulta necesaria para no comprometer la viabilidad de todo el resto de su conglomerado industrial. El taller de Pompeya de AGR no es una excepción en cuanto a los efectos de la crisis: dos de las cuatro empresas gráficas más importantes del país terminaron cerrando sus puertas en forma definitiva en 2014 y 2015: Quebecor y RR Donnelley. Y la tercera acaba de cambiar de manos por falta de perspectivas”.
El martes 17 de enero, tras una reunión en la sede de la cartera laboral de la avenida Callao al 100, los trabajadores fueron reprimidos cuando intentaron volver a ingresar a la planta, que permanecía tomada. Las balas de gomas, garrote y gases no pudieron impedir que los trabjadores volvieran a ocupar la planta gráfica. Allí resisten apoyados por sus pares y vigilados por la policía. Las reuniones en el marco de la negociación continuaron luego en la sede del Ministerio de Trabajo, pero no lograron derivar en un acuerdo, ante la decisión de la empresa de sostener el cierre de la planta impresora e indemnizar a los despedidos.
“Abajo el lock out patronal” y “Canal 13-TN informá” -en referencia al boicot mediático de la patronal de Magnetto- son algunas de las consignas que estuvieron presentes en la manifestación. Uno de los delegados de AGR-Clarín, denunció que “ya se ha sitiado Clarín-Zepita, donde se hace el diario, y se ha sitiado AGEA-Tacuarí, con Gendarmería y policía a cuatro cuadras a la redonda. No nos dejan acercanos a nuestros compañeros e informarles de nuestro conflicto. Lo único que nos quedó es acercarnos acá”. Y repudió el gran despliegue policial en las inmediaciones de Canal 13-TN. “También venimos a darles nuestra solidaridad a estos trabajadores porque ellos están sufriendo lo mismo que nosotros: están violando el estatuto del periodista y les están echando muchísima gente”, dijo.