“ACCION URGENTE” ENTRE PROA Y TECHINT

Acción Urgente -un panorama sudamericano de intervenciones artísticas en el espacio urbano desde la década del 90 hasta el presente- es una muestra que reúne el trabajo de colectivos de artistas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay que se exhibe desde el 5 de julio hasta el 24 de agosto en la Fundación PROA, con el insólito auspicio de las divisiones Ternium y Tenaris de Organización Techint.
En las pulcras paredes de la Fundación PROA, con cristales que miran pero no huelen las pestilencias del Riachuelo, se erige una muestra que en este contexto tiene poco de accción callejera. La página de presentación de la fundación explica que esta “Acción Urgente incluye registros de intervenciones urbanas de artistas en múltiples disciplinas que, interpelando la realidad política, social y económica, visibilizan a través del arte problemáticas como los derechos de la mujer, la corrupción política, la impunidad, el racismo, la ecología y el indigenismo, entre otros temas”.
Las obras reunidas, lejos de convertirse en pancartas de lucha urbana se nuclean en ese exclusivo espacio para dar “cuenta de la originalidad, la espontaneidad y el amplio abanico de recursos estéticos empleados tomando al espacio público de la ciudad como escenario para la acción”,  explican Rodrigo Alonso y Cecilia Rabossi, curadores de la muestra, en tanto que detallan las características de los expositores: “La risa paródica y provocadora del Grupo Etcétera escenificando los escraches a represores de la dictadura militar durante la década del noventa, la reinvención del grafiti a cargo del colectivo Mujeres Creando en Bolivia y las originales propuestas del Frente 3 de Fevereiro en Brasil para denunciar el racismo son algunas de las acciones destacadas que entran en diálogo en la exposición”.
“Fotografías, videos, objetos e intervenciones en las salas reconstruyen la historia de cada uno de los grupos y las acciones artísticas que llevaron adelante. Como verdaderos comandos de significación o guerrillas de sentido, los artistas salen del museo para tomar las calles, los edificios, las plazas, los árboles y monumentos…todos los objetos y escenarios de la ciudad son susceptibles de ser re-utilizados de forma provisoria y efímera para exponer críticamente sus preocupaciones y reclamos. La disputa por el espacio urbano de la ciudad y su reutilización simbólica forma parte de la estrategia de los artistas, que buscan librar la lucha por el sentido tomando las calles con sus propuestas”, señala el catálogo. Y, este tema es indiscutible, el colectivo Mujeres Públicas que participa de la muestra, ganó prestigio a partir de la campaña contra la despenalización del aborto “con la misma aguja”.Las mismas agujas con las que se tejen los escarpines, son utilizadas por mujeres de escasos recursos para provocarse abortos. Un reciclado creativo de una práctica censurada por corporaciones como Techint, donde el Banco del Vaticano tiene un importante caudal de acciones.

La primera contradicción que plantea sobre Acción Urgente es la capacidad de convertir el arte conceptual en un instrumento de consumo y entretenimiento capitalista, sostenido por corporaciones al servicio del patriarcado y la colonización. Sobre este tema,  la periodista Rosa Lugano en su sitio Lobo Suelto se pregunta si esta muestra significa una Acción Urgente o al Capitalismo For Sport. En este sentido señala “Acción Urgente dice un cartel-bandera que cuelga sobre el balcón que mira al Riachuelo y con el cual la Fundación PROA intentó vestirse con una pancarta política. Sin embargo, la prolijidad del espacio artístico es tal que el contraste se torna demasiado estridente. Más aún cuando para entrar hay un minucioso control que implica desde dejar carteras y mochilas hasta tener un sticker identificatorio”.

Para Rosa Lugano, “la moderación de la idea misma de la muestra también chilla con frases como Fuera del museo, pero respetando las reglas de convivencia, los artistas toman los lenguajes de los medios masivos de comunicación y la publicidad.

Una contradicción más para acentuar lo desacertado de la puesta: ¿se puede chillar con moderación? ¿Se puede chillar respetando las reglas de la convivencia? ¿A qué público se está llegando respetando las leyes de convivencia que impone Techint? ¿Le interesa a Techint que las mujeres tengan acceso libre y gratuito al aborto? ¿Puedan decidir sobre sus cuerpos? ¿De que Acción Ugente estamos hablando? ¿La de adquirir un derecho o de la necesidad fáctica para colectivos  de conseguir un trampolín económico?

“Acción Urgente puede ser un nombre muy atractivo como llamamiento y metodología pero las paredes pulcras de PROA no logran ni siquiera zurcir virtuosamente un entramado muy complejo de prácticas colectivas, momentos políticos y recursos expresivos”, señala Rosa Lugano y termina diciendo: “Tal vez la idea de que se trata de obras, como se las presenta, originales y espontáneas (sic), exhibe una ingenuidad política que ninguna de las prácticas tiene.