A PAN Y AGUA

Trabajadores de empresas recuperadas de la ciudad realizaron ayer  un brindis “a pan y agua” en las puertas de la Jefatura de Gobierno porteño, para repudiar el veto de Mauricio Macri a la ley que prorrogaba el plazo para la inscripción de las firmas gestionadas por sus obreros.

“Frente al avance macrista contra la educación, la salud, la vivienda y el trabajo, vamos a saludar al Jefe de Gobierno para que en el 2012 se acuerde de estos sectores”, sostuvieron los trabajadores de una veintena  empresas recuperadas que, a partir de este veto, se encuentran en estado de vulnerabilidad laboral.

“Macri otra vez demuestra su verdadera ideología, la de violentar los derechos elementales del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires”, dijeron y enfatizaron que  “El fin de año 2011 nos encuentra a todos los sectores afectados por sus políticas juntos para resistir y defender nuestros derechos”.

La ley vetada por Macri buscaba extender la protección de más de 20 empresas recuperadas que sobrevivieron a la década del `90 y la crisis del 2001 y que fueron salvadas por los propios trabajadores.

La ley 4008, sancionada por la Legislatura el 17 de noviembre, contemplaba una prórroga hasta el 2017 de la protección a una veintena de empresas en las que se desempeñan en la actualidad más de 2000 personas.

La medida, había comenzado en 1999, cuando, también por ley, se las declaró como “unidades productivas de utilidad pública” y se obligó al Estado local a que interviniera en todos los juicios de quiebra para salvarlas del cierre tras el abandono de sus dueños.