315 ANIVERSARIO DEL BARRIO DE RETIRO

La directora de la Comuna 1, Mirta Seoane, invita a la comunidad a  participar, este jueves 30 de Junio a las 14 horas, del 315 º Aniversario del Barrio de Retiro.

El acto se llevará a cabo en Plaza San Martín (Av. Santa Fe entre Maipú y Florida) en forma conjunta con la Secretaria de Inclusión y Derechos Humanos de la Ciudad y, en esta oportunidad, se renovará el Compromiso Comunitario de la Plaza.

También se emplazara el emblema del Barrio y participaran las escuelas de la zona y la escuela de Danza Aida Mastrazzi, que cerrara el acto con un baile con un baile.

 Historia

El barrio de Retiro está comprendido entre las calles Cecilia Grierson, Av. Córdoba, Uruguay, Montevideo y Calle 10, y por el Río de la Plata. Limita con los barrios de Puerto Madero y San Nicolás al sur y Recoleta al noroeste, y con el Río de la Plata al noreste. Detrás de las tres estaciones ferroviarias de Retiro, se encuentra la villa 31, uno de los más grandes asentamientos precarios de Buenos Aires.

Las tierras que hoy conforman este barrio  fueron originalmente un descampado que se encontraba lejos del lugar de fundación de la Buenos Aires de Juan de Garay (en 1580), en la actual Plaza de Mayo.

Sobre el origen de su nombre, existen versiones variadas que no son fáciles de respaldar con documentos, debido a que se remontan algunas a la primera fundación de la ciudad, en 1536. Según esta hipótesis, con el adelantado Pedro de Mendoza llegó un criminal llamado Sebastián Gómez, quien luego de cometer un asesinato terminó retirándose a un paraje solitario, adonde construyó una ermita y se redimió entregándose a la religión y emplazando una gran cruz que dominó el área. Así, al llegar Garay a fundar nuevamente la ciudad, cincuenta años después, su expedición habría encontrado la cruz en pie.

Otra versión, sostiene que la cruz fue puesta por la expedición de Garay para marcar el límite del ejido de la nueva ciudad, dominando un paisaje desolado. Lo cierto es que la cruz figura documentalmente en el plano de la mensura de Buenos Aires realizado en 1608, con el nombre de Ermita de San Sebastián, coincidiendo con el del presunto ermitaño de la expedición de Mendoza. Allí, se habrían realizado retiros espirituales, y por eso el nombre del barrio. En 1678, el Gobernador José de Garro propuso mudar el Fuerte de la ciudad a la ubicación privilegiada que tenía la barranca de la ermita sobre el río.

Otro hecho histórico relacionado con el origen del nombre, está asociado al gobernador Agustín de Robles, quien en 1692 compró 300 varas cuadradas de tierra en el lugar de la actual Plaza San Martín. Allí, construyó su quinta de veraneo El Retiro, que se destacó entre  las austeras casas del poblado,  contaba con 39 habitaciones y 3 salas con techos de madera de cedro, con un total de 51 puertas, 12 escaleras, 7 ventanas con rejas de hierro y dependencias anexas. En 1703, está casona era propiedad del comerciante Miguel de Riglos, que tenía su vivienda junto al Cabildo porteño, así el paraje pasó a llamarse la Quinta de Riglos.

En 1718, la residencia fue vendida la compañía inglesa traficante de esclavos africanos South Sea Company, beneficiada por el Reino de España con el Tratado de Utretch. En 1739, la quinta fue expropiada, y en 1761 fue destinada a cuartel del regimiento de Dragones, de forma que diez años después las construcciones se encontraban muy deterioradas. En 1787, el superintendente Francisco de Paula Sanz permitía nuevamente el establecimiento de una compañía esclavista.

En 1800, tras la demolición de la primera Plaza de Toros que tuvo Buenos Aires, que estaba ubicada en las actuales avenidas 9 de Julio y Belgrano, el Brigadier Custodio de Saá y Faría proyectó una nueva Plaza de Toros, que ocupó el lugar de la ruinosa Quinta del Retiro. Con capacidad para 10.000 espectadores, tenía influencias de la arquitectura morisca, y quedó retratada en una acuarela de 1817. La distancia que existía entre el paraje del Retiro y el centro de Buenos Aires llevó a empedrar la actual calle Florida, que fue así la primera pavimentada de la ciudad.

En 1806, durante la Primera invasión inglesa, las tropas de la reconquista dirigidas por Santiago de Liniers se concentraron en la Plaza de Toros. Un año más tarde, con el regreso inglés, las tropas de la resistencia porteña, fueron bombardeadas por los británicos y derrotadas en la Plaza de Toros, aunque finalmente los locales recuperaron el dominio de la ciudad, y luego de la batalla fue ordenado que el paraje se llamara Campo de la Gloria. En esos años, dragones, húsares y finalmente los granaderos de José de San Martín utilizaron el lugar para instalar sus cuarteles.

En 1822, la deteriorada Plaza de Toros fue demolida, y aprovechando sus materiales se construyó allí el Cuartel de Artillería, con talleres para la maestranza, dividida en las secciones de carpintería y herrería, depósitos de pólvora y almacenes de materiales. Se encontraba paralelo a la actual calle Arenales, sobre la actual Plaza San Martín. Así, se nombró al lugar Campo de Marte. Luego de 1852, las tropas de Justo José de Urquiza utilizaron los cuarteles.

En 1856 la compañía Jannet Hnos. instaló en la barranca la Compañía Primitiva de Gas, que proveyó con tuberías de loza a la ciudad de este insumo utilizado para el alumbrado público. Un hecho trágico sucedió en 1864, cuando el arsenal del Parque de Artillería estalló, dañando gravemente el cuartel. Sin embargo, el edificio fue reconstruido y se le agregó un primer piso, sobreviviendo hasta 1891.

En ese año, fue demolido para instalar en su lugar el Pabellón Argentino, una lujosa estructura de hierro y vidrio diseñada por el francés Albert Ballú para alojar a la representación argentina en la Exposición Universal de París de 1889. Desmontado, trasladado en barco a Buenos Aires y reconstruido en la Plaza San Martín, el fastuoso pabellón fue Museo de Bellas Artes hasta 1933, y entonces fue demolido definitivamente para extender la plaza hasta la Avenida Leandro Alem.

En 1857 se autoriza la construcción de un ferrocarril que una Buenos Aires con la localidad de San Fernando. Inaugurado por el presidente Mitre en 1862, el Ferrocarril del Norte partía de una rústica estación en el Retiro, y un año después fue extendido hasta la nueva estación Central, junto a la futura Casa Rosada.

En 1860, el ingeniero José Canale diseñó el parquizamiento del Campo de Marte, que en 1862 recibió la primera estatua ecuestre de Buenos Aires, dedicada al General San Martín. En 1866, Emilio Bieckert iniciaba la construcción de su fábrica de cerveza, en la actual calle Esmeralda, con altas chimeneas que se veían desde la costa.

Durante las siguientes décadas, el barrio comenzó a crecer, recibiendo un especial impulso luego de la epidemia de fiebre amarilla de 1871, que impulsó a las familias tradicionales a abandonar sus casas en el centro de la ciudad para instalarse en sus quintas de las afueras, adonde más tarde comenzarían a construir residencias cada vez más lujosas, al tiempo que aumentaban sus fortunas gracias a la relación comercial que la Argentina generó con Gran Bretaña.

En 1874, la plaza fue remodelada por Eugéne Courtois y en 1878 se le impuso su nombre actual, en homenaje al General José de San Martín. La plaza fue ampliada en 1933, absorbiendo la antigua barranca y uniéndose con la Plaza Fuerza Aérea Argentina (antigua Plaza Británica). En 1916, se construyó la actual Torre Monumental, donada por el Reino de Gran Bretaña por los cien años de la declaración de la Independencia argentina.

 

Fuentes Consultadas:

El Retiro por Carlos Horacio Bruzera.

Historia del Barrio del Retiro por Josefina del Solar.

Historia del Barrio del Retiro por Luis Lehmannes.