255 FEMICIDIOS EN 2012

Cinco mujeres por semana fueron asesinadas durante el año pasado, el 63% de ellas fue ultimada por su esposo, amante, novio o ex pareja, así lo indica un informe elaborado por Observatorio de Femicidios en Argentina.

Estas 255 mujeres muertas en el país en 2012, dejaron un total de 357 hijos e hijas huérfanos, 248 de ellos menores de edad. Esta cifra levemente menor que la registrada en 2011 donde se computaron 282 casos de femicidios. No obstante, en lo que va de 2013 el promedio de muertes por violencia sexual es ascendente. El informe completo del año pasado fue presentado en la Legislatura Porteña.

El observatorio que dirige La Casa del Encuentro,  registra los casos publicados en las agencias informativas y en 120 diarios del país, contabilizando puntualmente los homicidios de mujeres por razón de género, es decir, casos que no tienen que ver con robos, secuestros u otras situaciones de la llamada “inseguridad” urbana.

Con relación al año pasado, en 2012 se cometieron casi un 10% menos de femicidios que en 2011 (de 282 se pasó a 255). Pero Ada Beatriz Rico, directora del observatorio, advirtió que no puede tomarse como una tendencia todavía, dado que en el primer mes de 2013 la cifra de asesinatos de mujeres como consecuencia de la violencia de género en enero fue de casi uno por día; en total fueron 26 a lo largo de enero mientras que en febrero, en los primeros se contabilizan 18 hechos.

En 2011 la cifra había crecido un 8% en relación con el año anterior. En 2010 el Observatorio registró 260 femicidios y en 2009, 231 (pero en ese año los medios relevados eran menos, solo 43).

Además, desde el año pasado, en el número total de femicidios se incluye los “femicidios vinculados” de mujeres y niñas, que son personas asesinadas por el femicida para castigar o destruir psíquicamente a la mujer sobre la cual ejerce dominación (muchas veces ultiman a los hijos de su ex, algunas veces son además sus propios hijos) o al intentar impedir el femicidio, o quedaron en la “línea de fuego” del atacante.

Puntualmente, de los 255 hechos, 17 fueron “femicidios vinculados”: diez fueron mujeres adultas familiares de la víctima y en siete casos se trató de la hija de la mujer de la que se quería vengar el presunto femicida. También se contabilizaron 24 casos de “femicidios vinculados” de varones o niños, en 2012.

Con respecto al vínculo entre la víctima y el homicida, en 95 casos se trataría del esposo, pareja, novio o amante; en 65, una ex pareja; en 11, el padre; en 21, otros familiares; en 18 hechos, vecinos o conocidos; en 5 de los asesinatos, un hijo; y en 40 no habría relación aparente.

Otra vez, el lugar más riesgoso para la mujer que sufre violencia de género es su vivienda o la que compartía con el acusado de matarla. En 138 casos las mujeres encontraron en su propio hogar la muerte.

El observatorio también destaca que 5 de las víctimas estaban embarazadas, 26 presentaban indicios de abuso sexual, 25 casos tenían denuncias iniciales, realizadas por familiares, de desaparición, 7 mujeres que tenían antecedentes de sufrir violencia de género en el marco de sus parejas permanecen desaparecidas desde 2004, entre ellas, tal vez el caso con más resonancia mediática es el de Erica Soriano.