145. SIN CLIENTES NO HAY TRATA

Sin clientes no hay trata. Ley 26.364 – Teléfono 145 – [email protected]“, dicen las cientos de remeras que se distribuyeron en Tecnopolis en conmemoración del Día Internacional de Lucha contra la Trata de Personas.
El 145 es un teléfono gratuito para denunciar casos de trata en todo el país. El objetivo de la campaña encarada hoy tuvo como objetivo “contarle a la población que la trata de personas es un delito y alentarla a que se denuncien los casos de trata o la mínima sospecha de un posible caso”, explica Zaida Gatti, coordinadora del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata.
Con el mismo propósito se emitió hoy un aviso durante la transmisión del Fútbol para Todos, y para el mes próximo se prepara, en Tucumán, un festival de apoyo la lucha de Susana Trimarco,  madre de Marita Verón, víctima emblemática de este delito. El juicio que actualmente se desarrolla en Tucumán contra los supuestos integrantes de la banda que secuestró y explotó sexualmente a Marita, de cuya desaparición se cumplieron diez años, estimuló notoriamente el debate sobre este flagelo social.
En 2008, se sancionó la Ley 26.364, que convirtió a la trata en delito federal,  según declaraciones de la funcionaria de la cartera de Justicia, desde la entrada en vigor de esa norma, se han rescatado 3500 victimas de las redes de trata.
La estadística del Ministerio de Justicia da cuenta de 3518 personas rescatadas al 31 de agosto último, en el marco de 1653 allanamientos, en operaciones en las que las fuerzas de seguridad detuvieron a 1277 personas, vinculadas con organizaciones delictivas.
Además de las remeras, en el puesto montado ante el arco de acceso a Tecnópolis desde la avenida General Paz, hoy se distribuyó información impresa.
“La trata de personas es una grave violación de los derechos humanos. Implica la captación, reclutamiento, transporte y explotación de una persona con fines sexuales, trabajo forzoso o alguna otra práctica análoga a la esclavitud”, dice un folleto. Y explica que “los mecanismos utilizados por las organizaciones delictivas incluyen el engaño mediante determinadas ofertas laborales, la coerción y el abuso de una situación de vulnerabilidad”.

Al respecto, Gatti puntualizó que “cuando hablamos de trata con fines de explotación sexual sabemos que los clientes son un miembro más de la cadena de la trata; no tienen todavía una penalidad pero en realidad son ese factor necesario para que oferten a las víctimas como objetos sexuales y que por un momento sean un juguete para una persona”, y advirtió “Bueno, es que sepan que esa víctima no es un juguete, que es una persona y se le están vulnerando todos sus derechos”.

—————————–

Nota relacionada:

El tamaño de la ausencia