SALVAR AL YAGUARETÉ

En el marco del Día del Animal, alumnos de escuelas primarias porteñas trasladaron un total de 200 esculturas de yaguaretés a la plaza San Martín, en el barrio de Retiro. La idea es concientizar sobre el peligro de extinción en que se encuentra ese felino sudamericano. Esta actividad fue organizada por el Zoológico de Buenos Aires, el Banco de Bosques y las denominadas “Escuelas Verdes” y consistió en la  exposición de 200 esculturas de yaguaretés -cantidad de ejemplares que se estima quedan en Argentina, distribuidos en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero-.
Las esculturas, que representaban a machos, hembras y cachorros en tamaño real, fueron realizadas por el artista plástico Javier Goldschtein junto a 350 voluntarios en la antigua felinera del Zoológico de Buenos Aires.
“Queremos hacer una campaña que concientice sobre el peligro de extinción del yaguareté pero de una manera creativa e incluyendo a la mayor cantidad posible de voluntarios”, dijo Goldshtein quien también es licenciado en Gestión Ambiental.
Con la venta de las obras se comprará un dron para detectar la actividad de caza furtiva en El Impenetrable chaqueño, donde funciona un campamento base para disuadir la presencia de cazadores y traficantes de fauna.
Por su parte, el director de la ONG Banco de Bosques, Emiliano Ezcurra, comentó  que el objetivo fue evidenciar la situación crítica de “nuestro único rugidor” a través de “un golpe creativo”.
“Salvar al yaguareté es fácil y barato”, agregó Ezcurra, y dijo que que es necesario “colocar reductores (de velocidad) en los lugares en los que se atropellan yaguaretés en Misiones, generar más áreas protegidas, más control de caza y apoyar los proyectos de reitroducción”.
A mediados de este mes, la entidad ambientalista Conservation Trust Land dio inicio al proyecto de reintroducción del yaguareté en Corrientes, provincia en la que se extinguió hace 60 años.
El 15 de abril llegó a la Reserva Natural Iberá una hembra de yaguareté a la que se le dio el nombre “Tobuna”, allí se espera recibir otra hembra y dos machos destinados a la reproducción de la especie.
El yaguareté es el felino más grande de América y el tercero en corpulencia a escala mundial (después del tigre de bengala y el león), hasta principios del siglo XX tenía una distribución muy amplia: habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta la Patagonia argentina; hoy, solamente ocupa entre un 10 y un 15% de aquella distribución original.
La pérdida de su ambiente natural (selva y bosque) por la deforestación, los conflictos con animales domésticos y su caza ilegal son las principales amenazas.